domingo , 27 septiembre 2020

COSAS SOBRE COSAS

¿Llegaremos a vivir en ciudades debajo del mar?

La ciencia ficción ya se adelantó  al asunto de residir permanentemente debajo del mar, en ciudades debidamente diseñadas y construidas conforme a modelos que aplican las más modernas tecnologías.

Pero el tiempo, indetenible, anuncia que ese futuro soñado está llegando, y con la superpoblación del planeta que habitamos, más el avance de los océanos sobre las islas y las costas de los continentes, vivir permanentemente en aldeas subacuáticas ha dejado de ser un sueño para convertirse en diseños concretos, que de hecho ya funcionan en algunos sitios.

Los científicos modernos creen que el nivel crítico de superpoblación de la Tierra llegará a mediados del siglo XXI. La gran noticia es que debajo del mar  la vida podría ser más cómoda, sin  fenómenos atmosféricos, ni terremotos, ni cambios de presión. Se supone que las ciudades submarinas recibirán energía con la ayuda de plantas alimentadas por las mareas y por generadores.

De hecho ya funcionan hoteles y restaurantes en esas condiciones, como  el Jules Undersea Lodge, en Florida. El aire, el agua y la electricidad son suministrados a las habitaciones desde la costa por una manguera especial, y en caso de accidente en el hotel se instala un sistema autónomo de soporte vital.

Las habitaciones están equipadas con ducha, aseo y aire acondicionado. También con nevera, microondas, TV, equipo de música y reproductor de DVD. El coste del alojamiento es de 300 dólares el día. Under es otro restaurante submarino, esta vez en Noruega, que abrió sus puertas en marzo de 2019 frente a la costa de Lindesnes. Está diseñado para 40 personas que pueden observar la vida de las criaturas del mar a través de una ventana panorámica mientras degustan la cocina.

Ruido de  oficinas  para ambientar a trabajadores solitarios 

Aunque para algunos se trata de una idea alocada, para otros es un estímulo auditivo importante: un disco compacto  lanzado a la economía  de mercado, contentivo de  ruidos de oficinas. Así como le digo. Alegan los inventores que este sonido ambiente estimula a quienes trabajan solos en la casa. Los interesados pueden escoger entre dos diseños: uno que reproduce  el ambiente de oficina de mucho ajetreo y otro de poca ocupación. Ambos contienen  voces, timbres telefónicos, ruidos de ordenadores, impresoras y papeles que se estrujan y hasta hacen diana en el cesto de la basura. Lo pensado, de que los hay, los hay.

 Rafael, niño autista, aprendió solo a hablar 9 idiomas 

El autismo es una condición siempre sorprendente. A los dos años y medio el pequeño niño brasileño Rafael no hablaba. Un neuropediatra le diagnosticó autismo severo. No interactuaba ni  miraba a los ojos,  parecía estar sordo e ignoraba a quienes intentaban enseñarle, cuenta la mamá Juli Lanser Mayer, ama de casa.

Los padres acudieron a otros tres médicos, que le dieron el mismo diagnóstico. Alguien sugirió que le entregaran a Rafael una de las populares tabletas electrónicas para que se entretuviera solo con los muñequitos… Pasó horas y horas mirando videos en inglés, y a los cuatro años de edad, sorprendentemente, un día Rafael comenzó a hablar en ese idioma.

Los especialistas afirmaron que era fruto de la hiperconcentración del muchacho, quien poco a poco fue añadiendo nuevas lenguas en su dominio idiomático. Rosa Magaly de Morais,  médica del Programa de trastorno del espectro autista (TEA) en el Instituto de Psiquiatría del Hospital de Clínicas de São Paulo, explica que todas las personas con autismo pueden tener áreas de interés específicas.

Sin embargo, las islas de genialidad (cuando estos intereses hacen que adquieran dominio sobre un tema) por lo general ocurren en aproximadamente el 10% de los casos de personas con TEA, y  los casos como el de Rafael, donde existe una extrema facilidad para ciertos asuntos, son excepciones.

El aromático,  adorado y cancerígeno tabaco

En África, los bantúes consideraban que el  espíritu del tabaco era de género masculino,  por lo que sólo los hombres podían cultivarlo. Igualmente, el tabaco es un elemento de gran estima en las ceremonias de los cultos sincréticos en Cuba y en otros países.

La aromática y cancerígena hoja representaba una pieza clave para los dioses adorados por los esclavos de origen africano, traídos a la Isla en el siglo XVI por los colonizadores españoles. Por supuesto, entonces no se sabía nada sobre el cáncer y el placer de echar humo. Hoy, aunque se sabe mucho, siguen siendo millones los que en el planeta se autointoxican con la controversial manufacturado hoja de tabaco.

El afecto y las inclinaciones corporales… en Japón 

Los japoneses son proverbiales buenos educados en sus relaciones interpersonales. Entre otras costumbres se  expresan mediante reverencias para saludar. El equivalente occidental de la palabra: “hola”, entre los japoneses se manifiesta en tres diferentes inclinaciones corporales, cada una de las cuales  matizar el grado afectivo que desea expresarse.

Así, el llamado saludo eshaku conlleva una ligera inclinación; el  heirei, requiere que la persona se incline unos 45 grados, y la más profunda de todas las expresiones es la nombrada saikeirei, que exige total inclinación de respeto. Confieso que para el saikeirei ya afronto serias dificultades provenientes de la columna vertebral. Supongo que sería cuestión de haber practicado desde niño… pero me lo perdí.

La medida del amor

Y en el cierre, comparto con ustedes esta connotativa expresión occidental de saludo que acabo de recibir a través del correo electrónico:   La medida del amor es amar sin medida. Con informaciones de agencias, sitios en Internet y archivos del redactor)

COVID-19 en Matanzas

Acerca Roberto Pérez Betancourt

Licenciado en Periodismo en Universidad de La Habana. Profesor periodismo Universidad Matanzas. Graduado en Administración de empresas. Diplomado en Psicología pedagógica

Te puede gustar

Al Día la Actualidad en Matanzas

Al Día la actualidad informativa en la provincia de Matanzas y sus municipios el sábado 26 de septiembre de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *