Martes , 10 diciembre 2019
Es Noticia

Our Planet: una declaración de amor por la naturaleza

Comparte:

Es como si unos pocos elegidos intentaran hacernos tomar conciencia de algo muy valioso, como el primer homínido que a semejanza de Prometeo llegó corriendo a su manada para mostrar una rama donde seguía vivo el fuego.

Ahí radica para mi el pollo del arroz con pollo en la serie documental Our Planet (Nuestro Planeta), de Netflix, que se nos mete por los ojos con una realización sublime para convencernos de salvar al mundo ahora mismo, mientras todavía haya chance.

Fueron 4 años de trabajo, 3 375 días de grabación en 60 países, 400 000 horas de imágenes de cámaras trampa, 6 600 vuelos de dron, 911 días en el mar, 2 000 horas de buceo, 600 trabajadores, más de 200 viajes…toda esa intensidad se nota y se agradece en cada segundo de metraje.

Darwin no lo pudo ver, ni tampoco otros excelsos naturalistas cuya influencia llega a través de los siglos hasta nuestro tiempo, pero de seguro que a todos ellos Our Planet les habría hecho aplaudir extasiados, eso como mínimo.

Una vez metidos de lleno en el drama de la naturaleza con cada uno de los 8 episodios es difícil salirse y dejar de pensar en todas esas luchas entre los seres vivos por sobrevivir en entornos hostiles, las maravillas ocultas a la corta vista de los seres humanos, o las escenas que parecen puros efectos especiales pero en realidad son totalmente verídicas.

En cada capítulo de aproximadamente una hora uno más que espectador se siente viajero inmóvil con el privilegio de tener de guía al estelarísimo Sir David Attenborough, el rey indiscutible de los documentales de naturaleza. Se trata del hombre que ya antes había conseguido interesarme en algo tan aparentemente ajeno a mi existencia como la vida secreta de las plantas, por poner un solitario ejemplo.

“Esta serie celebrará las maravillas naturales que persisten, y revelará lo que debemos preservar para asegurar el desarrollo de las personas y de la naturaleza” advierte el narrador al principio de cada capítulo.

Aves que “vuelan” bajo el mar junto a los delfines mientras se alimentan de los peces, un salar en África se llena de vida por gracia de la lluvia, perros salvajes y sus presas del Serengueti interpretan roles en un drama salvaje, pintorescos pájaros tropicales siguen al pie de la letra los sorprendentes rituales de apareamiento, titánicas masas de hielo polar arremolinan el mar mientras se despedazan en un alegato contra el cambio climático…y todo eso solo en el primer capítulo.

Aunque hay mucha ciencia puesta en la serie su amenísimo guión lo hace fluir todo tan bien que nunca se nos hace cuesta arriba, un punto a favor para digerir felizmente el colosal volumen de información sobre las diferentes criaturas y entornos, pero sobre todo para comulgar con la narrativa conservacionista.

Naturaleza a todo color y en alta definición, exquisitamente filmada y presentada por gente que domina su oficio, épica en sus escalas y maravillosamente compleja, cruda aunque no cruel…resiliente pero muy vulnerable.

Our Planet parece tanto una declaración de amor como de principios, un alegato en defensa de la vida que aspira a no dejar a nadie indiferente cuando acaben de pasar los créditos finales.

Acerca de Roberto Jesús Hernández Hernández

mm

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top