Viernes , 21 septiembre 2018
Es Noticia

Cápsulas de Ciencia y Tecnología

ciencia¿Elefantes inmunes al cáncer?

Los elefantes, esos mamíferos que ostentan el récord  de ser los más grandes y pesados seres andantes del planeta Tierra, son prácticamente inmunes al crecimiento desmedido de las células que devienen tumores cancerosos, de acuerdo con hallazgos genéticos publicados en la revista de ciencia especializada Cell Reports.  Según estadísticas, el fallecimiento de los humanos como consecuencia de padecer diferentes tipos de cáncer se eleva al 17 por ciento de las defunciones, pero solo el cinco por ciento de los paquidermos mueren por esa causa, a pesar de que estos poseen 100 veces más células potencialmente cancerígenas y viven un promedio de 70 años. «Los animales grandes y longevos han desarrollado mecanismos robustos para suprimir o eliminar las células cancerosas a fin de vivir tanto tiempo como lo hacen, y alcanzar su tamaño adulto», señala uno de los autores, el puertorriqueño Juan Manuel Vázquez, de la Universidad de Chicago (EE.UU.). Los investigadores analizaron el gen supresor tumoral p53, del cual los humanos tienen una copia en su organismo, y encontraron que los elefantes poseen 20 copias. Mientras estudiaban el p53 en elefantes, descubrieron un gen, conocido como factor inhibidor de la leucemia 6 (LIF6), que ha evolucionado con el paso del tiempo y se ha convertido en un «valioso gen funcional» para la supresión del cáncer, según Lynch. «Su función, cuando es activada por p53, es responder al ADN dañado y matar la célula cancerígena», sintetizó el científico.

Dormir, ni mucho ni poco; lo necesario, afirman  científicos

Aunque son muchos los que opinan que dormir es una pérdida de tiempo y dedican jornadas maratónicas a diversas actividades lúcidas, olvidándose de la almohada, la ciencia afirma que el promedio ideal de horas de sueño es entre seis y ocho horas. Fuera de esos lapsos se corren mayores riesgos de  desarrollar enfermedades coronarias y accidentes cerebrovasculares. Sobre este asunto,  un grupo de cardiólogos analizó a más de un millón de personas por espacio de  casi diez años. Los resultados de las observaciones, presentados  en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en Múnich, sostienen lo dicho antes. Los científicos destacaron que el riesgo de enfermedades cerebrovasculares era del 33% para quienes dormían más de 8 horas, mientras los individuos que dormían menos de 6 horas tenían un 11% de riesgo. “Nuestros hallazgos sugieren que dormir demasiado o muy poco puede ser malo para el corazón. Se necesita más investigación para aclarar exactamente por qué, pero sí sabemos que el sueño influye en procesos biológicos como el metabolismo de la glucosa, la presión arterial y la inflamación, los cuales tienen un impacto sobre la enfermedad cardiovascular”, comentó Epameinondas Fountas, el principal autor del trabajo, que también es doctor del Centro de Cirugía Cardíaca Onassis en Atenas, Grecia.

Los humanos dormimos hoy mucho menos que nuestros antepasados

La culpa no la tiene “la maldita primavera”, como dice una canción de la platinada Yuri, sino los artefactos electrónicos que nos agarran por los ojos y los oídos y nos embelesan para no dejarnos dormir. Actualmente la población duerme 25 por ciento menos a lo que se hacía hace 50 años y parte de esto se debe al uso de los nuevos dispositivos  como tabletas y teléfonos celulares, de acuerdo con el experto Javier Velázquez Moctezuma, director general de la Clínica de Trastornos de Sueño, de México, quien advirtió de los riesgos de restringir el reposo de las neuronas y afirmó que  se puede incluso favorecer la aparición de cáncer. En el XII Congreso Nacional Bienal de Medicina del Sueño, el experto señaló que en la vida adulta es necesario dormir por lo menos siete horas para evitar el desarrollo de la diabetes, hipertensión, accidentes cardiovasculares y tumores malignos. “Por enfermedades como el insomnio y la apnea, 45 por ciento de la población no logra un sueño reparador, pero si se le agrega quienes voluntariamente por trabajo o el uso de dispositivos electrónicos retrasa su sueño, la cifra aumenta hasta 70 por ciento”, aseveró. Añadió que romper lo que se conoce como el ciclo circadiano, que es el tiempo de reparación de nuestras células durante el sueño, afecta al organismo, divulgan agencias de prensa internacionales. (TVY)(Con informaciones de agencias y archivos del autor)(30/08/18).

Acerca de Roberto Pérez Betancourt

mm

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top