Jueves , 15 noviembre 2018
Es Noticia

COSAS SOBRE COSAS

cosas-tener-cuentaLa mosca, especie de equilibrista alada

Uno de los seres alados más molestos es la mosca común, díptero  que  posee 15 mil papilas gustativas… en las patas para saborear, oler y sentir, las cuales están dotadas con unas almohadillas adherentes que le permite caminar sobre superficies lisas como el vidrio, incluso boca abajo, lo que la convierte en una especie de equilibrista alada. No por gusto les gusta posarse tanto en variadas sustancias.

Sus ojos se componen de miles de facetas sensibles a la luz individualmente que limpian constantemente, frotando sus patas. Las piezas bucales están adaptadas para  succionar, lamer o perforar.

Tratados especializados precisan que ninguna  mosca es capaz de morder o masticar, pero muchas especies pican y succionan sangre. Solo portan dos alas. Las posteriores  están reducidas a unas estructuras llamadas halterios o balancines, que actúan como órganos estabilizadores del desplazamiento. Tiene el cuerpo cubierto por numerosas sedas sensoriales con las que pueden saborear, oler y sentir.

 Sorpresas del cocodrilo y el cangrejo

En materia de zoología usted se entera constantemente de novedades que no imaginábamos en las diferentes especies que nos rodean. Por ejemplo, el cocodrilo, ese reptil enorme que causa pavor en su hábitat, porta un cerebro diminuto, igual al tamaño del dedo pulgar de una persona. Por otra parte, el crustáceo mayor del mundo, el cangrejo gigante de Japón, aunque exhibe un cuerpo de solo  33 centímetros, se desplaza sobre patas que miden más de cinco metros!

Parpadear, algo más que una señal de lenguaje corporal

Es conocido que el humano cierra  un ojo o parpadea repetidamente un número determinado de veces como  especie de  guiño, o lenguaje corporal, para transmitir señales concordadas con otra persona, o para llamar la atención de alguien. Pero esa apertura y cierre de los párpados de los ojos sirve para muchas más funciones corporales, esencialmente para proteger la visión, pues ayuda a difundir lágrimas y eliminar elementos irritantes de la córnea y la conjuntiva.

Una persona promedia unos 25 mil parpadeos diarios. Esa velocidad puede afectarse por factores diversos, como la fatiga, lesiones oculares, medicamentos, enfermedad o estímulos externos

Algunos animales como las tortugas y los hámsters parpadean  los ojos de forma independiente uno del otro. Y de paso entérese que es imposible estornudar con los ojos abiertos. Si lo duda, inténtelo y después me cuenta.

Estupideces humanas

Entre sorpresas y otras experiencias, la vida de los humanos, amigo mío, ha estado plagada de estupideces cometidas por esos presuntos seres más inteligentes, entre los cuales nos incluimos usted y yo en nuestra amada aldea planetaria.  Si lo duda, enseguida le cuento tres pegaditas: En el año 1879, sesudos tomaron la iniciativa de introducir en Estados Unidos una nueva sustancia que, afirmaban,  pondría fin a la adición. Se trataba de la cocaína.

Le doy otra: En el año de 1853, un empresario nombrado John Coffee construyó la cárcel en Dundalk, en Irlanda. Poco después quedó en bancarrota por su proyecto y  se convirtió en el primer preso de su propia cárcel.  Aquí va la tercera estupidez: Cada 12 meses, afamadas publicaciones norteamericanas suelen proclamar al que consideran “el hombre del año”.

En 1938  la revista Time afirmó que en esa ocasión tal espécimen era nada más y nada menos que Adolfo Hitler. Aunque lo que sigue en realidad no puede ser considerada una estupidez, sí resulta una curiosidad, especialmente para políticos y cinéfilos: Ronald Reegan, el ex presidente de los Estados Unidos y ex actor de cine, fue rechazado para el papel principal en una película del año 1964 llamada “The Best Man”  (El mejor hombre), porque quienes evaluaron su prueba afirmaron categóricamente que Reegan “no mostraba apariencia de presidente”.

Acerca de Roberto Pérez Betancourt

mm

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top