Lunes , 24 septiembre 2018
Es Noticia

Un muro que protegerá a Guiteras

En la Central Termoeléctrica Antonio Guiteras, la Empresa de Proyectos de Arquitectura e Ingeniería de Matanzas (EMPAI) ha diseñado un grupo de obras protectoras con el objetivo de que las graves afectaciones causadas por el huracán Irma en esa industria se conviertan, tras el paso del tiempo, en nada más que leyenda.


Así quedó la casa de circulación de agua de mar —la casa de bombas— de la Central Termoeléctrica Antonio Guiteras tras los embates de Irma

Así quedó la casa de circulación de agua de mar —la casa de bombas— tras los embates de Irma

La historia de la resurrección de la Central Termoeléctrica (CTE) Antonio Guiteras tras el paso letal del huracán Irma por el norte de la provincia tuvo muchos protagonistas. Pese a la marcha forzada de los cien primeros días, en los que se trabajó denodadamente para que esa vital industria volviera a tener su protagonismo en la generación eléctrica del país, hoy allí se continúan, sin interrupciones, las labores de recuperación.

El personal de la Empresa de Proyectos de Arquitectura e Ingeniería de Matanzas (Empai) tuvo, y tiene, un peso importante en esta significativa tarea.

Pedro Antonio Hernández Delgado, Director Técnico y de Desarrollo de la Empai, vivió muy de cerca todos esos acontecimientos. “La participación de la empresa en la recuperación de la Guiteras comenzó muy relacionada con la toma de decisiones para acometer los urgentes trabajos de demolición y limpieza de áreas esenciales como el canal de salida, la piscina de tranquilización o la cámara de succión de la casa de bombas. Al mismo tiempo, tuvimos que concebir la manera en que haríamos los trabajos definitivos.”

Pedro Antonio Hernández Delgado, Director Técnico y de Desarrollo de la Empai.

MSc. Pedro Antonio Hernández Delgado, Director Técnico y de Desarrollo de la Empai.

Hector Alfonso Pérez, ingeniero principal de la empresa, también recuerda como si fuera ayer aquellas jornadas. “Llegamos allá después del mediodía. De camino, las imágenes de los destrozos en la costa no auguraban nada bueno. Al arribar a la Guiteras y ver que los escombros habían avanzado cientos de metros, que estructuras de alrededor de sesenta toneladas se hallaban fuera de lugar, comenzamos a entender la magnitud de la desgracia.

La Presidenta del Consejo de Defensa Provincial en Matanzas, Teresa Rojas Monzón, comprueba in situ los daños a la estructura del muro rompeolas. Cada uno de esos bloques pesa alrededor de sesenta toneladas y fueron sacados de su lugar por la fuerza de las olas

La Presidenta del Consejo de Defensa Provincial en Matanzas, Teresa Rojas Monzón, comprueba in situ los daños a la estructura del muro rompeolas de la CTE Antonio Guiteras. Cada uno de esos bloques pesa alrededor de sesenta toneladas y fueron sacados de su lugar por la fuerza de las olas

“La primera impresión, la cual compartimos con todo el personal que acudió a asesorar y trabajar en el restablecimiento, fue que era una situación impresionante.”

Durante esas primeras jornadas, en las que toda Cuba se mantuvo atenta al desarrollo de los acontecimientos, al equipo de técnicos y especialistas de la Empai se les asignó una tarea urgente. Hernández Delgado rememora que tuvieron “que diseñar una estructura capaz de proteger y garantizar el funcionamiento de las bombas de circulación para que la industria pudiese aportar energía al sistema lo más pronto posible.

“Esta estructura, aunque temporal, nos permitió comenzar a trabajar con más calma en la solución definitiva para la casa de bombas, la cual debía asegurar estos equipos ante las condiciones meteorológicas más extremas.”

MSc. Hector Alfonso Pérez, Ingeniero Principal de la Empai —al centro, marcado— durante una reunión de trabajo y toma de decisiones.

MSc. Hector Alfonso Pérez, Ingeniero Principal de la Empai —al centro, marcado— durante una reunión de trabajo y toma de decisiones.

Bajo esa premura inicial, Hector Alfonso recuerda que a esta nave temporal la diseñaron en plazos muy rápidos utilizando la tecnología BIM Tecla: “Fue un trabajo agotador pero nuestro equipo logró obtener más de cien planos en cinco días. Todo en base a estructuras metálicas, de perfiles de acero. La época del año indicaba que había que estar listos para los frentes fríos y de hecho, en plena construcción de la nave, nos sorprendió uno. A marcha forzada tuvimos que desarrollar unas quillas que colocamos delante de los motores y así protegerlos de las salpicaduras y el embate del mar embravecido.”

Esta es la estructura que protege por estos días —a la espera de la solución definitiva— a los motores y equipos encargados de enviar el agua a la industria.

Esta es la estructura que protege por estos días —a la espera de la solución definitiva— a los motores y equipos encargados de enviar el agua a la industria.

De acuerdo con los ingenieros, estas precisiones y estudios iniciales debieron tenerse en cuenta, además, en el diseño del muro de contención del oleaje, una de las estructuras que cedió ante la potente furia de Irma, lo cual causó los daños sensibles en la casa de bombas.

Llegados a esta etapa, los arquitectos e ingenieros de la Empai tuvieron que tener en cuenta para la futura obra muchas variables, tanto naturales como técnicas.

Según Alfonso Pérez, allí se decidió realizar una construcción que, de acuerdo a las palabras de Alfredo López Valdés, Ministro de Energía y Minas, fuera capaz de resistir el impacto de un huracán en la bahía de Matanzas. “Era necesario una obra que permitiese sincronizar a la planta en aproximadamente 48 horas después del fin del evento.”

Hernández Delgado asegura que “utilizando una base de datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, pudimos determinar, entre otros elementos, la influencia del perfil sumergido de la costa, la altura que pudieran alcanzar las olas o los vientos máximos que generaría otro huracán como Irma en la costa norte matancera.

“Entre los resultados principales obtuvimos vientos sostenidos superiores a los 270 km/h, con rachas de hasta 330. Con estos valores, a los que se suma además la marea y la presión atmosférica, se determinó que dos tercios de las olas que pudieran llegar a la línea de tierra bajo esas condiciones lo harían con una altura superior a los ocho metros.”

Además, de acuerdo con las afirmaciones de Alfonso Pérez, “había que estudiar qué falló con la anterior defensa. Esta estaba conformada por unos enormes pesos colocados sobre una plataforma y debido a múltiples factores, entre los que destaca la fuerza del agua y la fricción, fueron sacados de su lugar. No obstante, no se puede afirmar que este muro fuera un sinsentido. La termoeléctrica tiene treinta años y nunca había sufrido daños, y durante su construcción no se escuchaba hablar del cambio climático y sus efectos. Alrededor del mundo existen murallas bajo este criterio de diseño y hasta hoy han funcionado. Lo que pasa es que este fue diseñado en un contexto diferente al de hoy.

“Para la futura construcción que ya ha comenzado, estudiamos diseños más modernos, principalmente los que protegen las costas de Canadá, de la zona norte de Europa y en los Países Bajos, además de los preceptos técnicos expuestos en el Manual de Costas de los Estados Unidos, sobre todo los utilizados en alrededor de cinco instalaciones de este tipo en la costa del Pacífico.”

Según los especialistas, todas esas variables anteriores, a las que se le añade lo conocido como “trepada de la ola”, ese efecto de dispersión que sufre al chocar contra un obstáculo, se planteó construir una estructura monolítica superior a los once metros, la cual estará anclada a la base de rocas de la costa. Este nuevo muro protector poseerá además, un escudo delantero inclinado y un remate superior con una curvatura.

Al mismo tiempo, asegura Hernández Delgado, “y para que la tierra también nos ayude a detener la fuerza del agua, en zonas donde nos lo permita la ingeniería de la industria, vamos a retrasar entre 15 y 30 metros el frente del muro. Eso permite, además de reducir en dos metros la altura, que la costa amortigüe algo de la energía de la ola antes de que golpee contra la estructura.”

Las excavaciones para la construcción del nuevo muro protector de la CTE Antonio Guiteras ya han comenzado

Las excavaciones para la construcción del nuevo muro protector de la CTE Antonio Guiteras ya han comenzado

Esta obra, que ya tiene avanzada la excavación inicial para la cimentación y resulta vital para la protección de la Guiteras, será también un espacio para la innovación y la aplicación por primera vez en Cuba de modernas tecnologías constructivas. De acuerdo con los especialistas de la Empai, para esta megaconstrucción, se tomó la decisión de utilizar materiales duraderos y resistentes a la corrosión.

“En ese sentido, para reforzar el hormigón, en sustitución del acero propusimos la introducción de barras de polímeros de fibra de vidrio. Este es un material con el que se conforma un barrote muy similar a la conocida “cabilla” y no se corroe.

“Esta tecnología se emplea en la construcción desde los años 90 del pasado siglo en países del primer mundo, principalmente en Canadá y Japón. Hemos comprobado su efectividad en muelles, defensas costeras, obras de toma de mar, e incluso en sitios donde se producen nevadas y en los cuales es necesario esparcir sal para retirar la nieve.

“La que acaba de arribar e instalaremos en la Guiteras, llega desde Rusia y será la base del futuro muro y de la nueva casa de circulación de agua de mar.”

 

 

Este innovador material, que posee un extraordinario parecido a los elementos de acero tradicional, promete una durabilidad enorme a la nueva estructura al ser anticorrosivo

Este innovador material, que posee un extraordinario parecido a los elementos de acero tradicional, promete una durabilidad enorme a la nueva estructura al ser anticorrosivo

fibra de vidrio1

Acerca de Gabriel Torres Rodríguez

Periodista. Especialista en Marketing Digital y editor web de la Editora Girón

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top