martes , 20 octubre 2020

¿Por qué llega tarde mi bebé?

Esther  está  pálida  y  su  rostro  denota  la  angustia…

  • Él está  enfermo  y  no  lo  reconoce,  -dice.

Hoy  me  doy  cuenta  que  no  le  importa  lo  que  siento.  Claro  el  muy  bendecido  tiene  tres  descendientes  y  yo  sin  probabilidades.  Desde  2013  estamos  en  consulta  y  ahora  acrecientan  los  problemas  en  la  relación.  Hace  un  lustro  intento  encontrar  mi  embarazo  y  simplemente  la  repuesta  queda  en  nada.

¿Por  qué  llega  tarde  la  cigüeña  a  mi  vida?  -Se  cuestiona.-  Todo  se  complicó  cuando  murió  su  padre  y  luego,  para  colmo,  lo  sancionaron  por  un  faltante  de  productos  en  una  de  las  unidades  de  Comercio  que  administraba.  Lo  sentenciaron  a  cuatro  años  de  trabajo  correccional  y  desde  entonces  la  relación  se  convirtió en  una  plataforma  de  desaciertos.  Era  como  practicar  clavado  en  un  barranco.  Al  verse  sin  trabajo  y  sin  los  lujos  que  se  daba,  ahora  está  pésimo.  Y  en  medio  de  su  malestar  asola  también  mi  vida  con  sus  indecisiones.

Ya  se  me  acabaron  las  reflexiones,  me  encuentro  carente  de  opciones.  Por  fuera  tengo  35  calendarios,  pero  por  dentro  estoy  más  que  destruida.  Tengo  varias  operaciones  y  para  acabar  un  pequeño  fibroma  que  poco  a  poco  crece.

La aparición de fibromas en las mujeres pueden causar infertilidad

Las  manos  le  sudan  y  no  para  de  mostrar  ansiedad.  Tú  no  entres  cuando  yo  esté,  –  me  dice-  sin  conocer  que  ya  sus  palabras  me  impactaron.  Es  como  si  muriera  por  dentro  o  se  secara  el  manantial  de  donde  bebe  cada  día  el  agua  para  vivir.

Ella  espera.  Es  como  todas  las  consultas,  la  desesperación  conduce  a  poco,  de  lo  contrario  los  nervios  te  corroen  los  huesos.  El  salón  es  frío,  tenso  y  con  muchas  miradas.  Más,  cuando  el  cuerpo  y  el  alma  muestran  su  consternación.

Allí  está  aparentemente  quieta,  un  poco  despeinada.  A  parecer  la  falta  tiempo  o  la  angustia  interrumpen  su  maquillaje  ausente.  Algo  descuidada,  pero  con  una  ilusión  que  rompe  sentimientos.  Respira  ansiosa  y  cada  vez  que  abren  una  puerta  se  asusta  ante  la  posibilidad  que  le  llamen  para  confesar…  que  ya  no  va  a  poder  asistir  más  a  consulta.

Qué  pena  siento  no  sé  cómo  decirle  a  la  doctora  Práxedes.  Tanta  esperanza  y  empeño  para  qué.  Casi  una  década  de  un  tratamiento  tras  otro,  primero  en  la  capital  del  país  y  ahora  en  el  hospital  de  Cienfuegos.

No  quiere  que  nadie  la  vea  llorar,  pero  por  dentro  llora,  sufre,  grita  cuán  abatida  mujer.

Al  final  dicen  su  nombre.  Desluce  su  tristeza,  se  para,  camina,  veo  que cruza  los  dedos,  se  queda  en  la  puerta  y  no  se  atreve  pasar.  Mira  a  su  alrededor  y  piensa  que  el  mundo  se  la  quiere  tragar.  Entra,  queda  a  solas  con  la  doctora  y  por  un  largo  rato  la  confidencialidad  se  proyecta  en  aquel  reducido  espacio.

“Hace  un  par  de  años  luego  de  los  problemas  que  mi  esposo  enfrentó  volcó  su  vida  al  alcohol.  Toma  todos  los  días,  el  mal  genio  no  hay  quien  se  lo  quite  y  no  quiere  admitir  que  está  enfermo.  Ya  no  entiende  cada  paso  de  este  proceso  y  mi  tiempo  se  agota.  Ya  estoy  vieja  para  ser  madre  y  para  mí  eso  es  lo  más  grande  de  la  vida.”

  • Me golpea  cuando  le  da  la  gana  y  yo  sin  fuerzas  para  poder    Solo  quería  que  entendiera  mi  situación,  pero  es  imposible.  Unido  a  todo  esto  siento  la  indiferencia,  la  soledad,  la  dejadez  y  un  vacío  eterno.

En  este  tipo  de  casos,  los  especialistas  no  encuentran  respuestas.  Dejan  a  un  lado  la  medicina  para  ser  humanos  y  sienten  en  carne  propia  lo  que  vive  el  paciente.

Al  transcurrir  unos  minutos  abren  la  puerta  de  la  consulta  y  no  se  puede  disimular  el  llanto,  su  rostro  mojado,  enrojecido  y  abatido.  Solo  me  dice  adiós.  Yo,  sencillamente  consternado,  solo  le  ofrezco buena  suerte.

TV Yumurí en Youtube

Acerca Karel Ricardo Roque

Graduado en la Universidad de Matanzas en la Licenciatura en Periodismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *