domingo , 27 septiembre 2020

Te confieso….

Te confieso que voy temeroso,

tanteando cada gesto y palabra que se me fuga,

te entrego mi libertad, sabes, no tiene sentido si no riges mis días,

la vida se me ha hecho monótona,

solo me entusiasmo cuando apareces y me miras,

entonces haces ese movimiento con los párpados y sé que me regalas una sonrisa bajo el nasobuco,

el primer beso siempre es el más importante por breve que parezca,

y cuando tus labios se unieron a los míos,

en esa minúscula porción de tiempo, la vida toda transcurrió ante mis ojos,

para saber que nunca el roce de unos labios me habían estremecido tanto,

¡Uff! !Qué miedo me da todo desde que revoloteas por este rincón de mi alma!

Temo que sigas de largo, a que otra vida más placentera te arranque de mi lado, a que yo no sea lo suficientemente

bueno para “jalonear” de tu belleza y retenerla a mi lado,

Me yergo, sabes, ante la vida, y desde la más alta cumbre, voz en cuello, digo que eres tú: nadie más;

Créeme cada palabra, parecerán las mismas que he dicho antes, quizás mi repertorio no sea tan amplio,

pero el sentimiento que me agobia y hace feliz e inseguro y radiante y temerario,

esa mezcla de todos los temperamentos posibles que provocas me hace creer que la flecha definitivamente dio en el

lugar acertado,

allí donde provoca placer y dolor, pero donde me siento más hombre que nunca,

capaz de acometer las más grandes hazañas, y las más colosales estupideces en nombre de esa palabra chamuscada

que llaman amor,

quiero amanecer contigo todos los días de mi vida, caminar contigo, y hacer realidad la enigmática frase “después de amarte te amaré”.

COVID-19 en Matanzas

Acerca Arnaldo Mirabal Hernández

Después de tanto deambular sin rumbo fijo, descubrí que el Periodismo era mi destino, hacia él me encomendé, desde entonces transpiro y exhalo palabras mientras sufro ante la cuartilla en blanco…no hay más bella forma de morir-viviendo....

Te puede gustar

Rostros felices vestidos de héroes

En la aparente tranquilidad de sus calles vacías de la Universidad de Matanzas transitan miles …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *