domingo , 27 septiembre 2020

Vilma

Vilma Espín permanecerá por siempre en el alma de los cubanos; su estirpe guerrillera nos llega aun después de su partida, que no fue tal porque su impronta vive en el empoderamiento de la mujer cubana.

Detrás de cada logro y hazaña de las féminas de esta nación, emerge, sin dudas, su sonrisa calmada. Su lealtad a la Revolución fue tal, que hasta sus últimos días dedicó cada segundo a pensarla y construirla.

Desde joven asumió la lucha como razón de su existencia: la vimos en las protestas estudiantiles en su natal Santiago, en la lucha clandestina junto a Frank, hasta que subió a la Sierra y se vistió de verde olivo.

Allí enlazó su existencia para siempre con la gran obra que se pujaba y con el amor de su vida Raúl Castro ¿Quién pensaría que esa mujer de tan bella sonrisa y ademanes tan delicados era capaz de construir bombas con la misma osadía y resolución que fundaba escuelas y contribuía al mejoramiento de las condiciones de vida de los humildes campesinos del lomerío?.

Tras el Triunfo de 59, no podía ser otra quien dirigiera la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), organización nacida en 1960.

Desde entonces las cubanas fueron más plenas y las vimos conquistar el porvenir de un salto, lo mismo de milicianas, doctoras, incluso piloteando helicópteros. ¿Cuánto se ha alcanzado en Cuba en materia de igualdad de género mucho debe a la figura de Vilma? Ella fue ejemplo de entrega, tanto en su condición de dirigente revolucionaria, como en su condición de madre, esposa, abuela.

Por eso nadie duda de que no fueron las manos de su esposo las que temblaron al colocar sus restos en su morada final, temblaron también las manos de toda Cuba al despedir a una de sus más abnegadas combatientes.

 

COVID-19 en Matanzas

Acerca Arnaldo Mirabal Hernández

Después de tanto deambular sin rumbo fijo, descubrí que el Periodismo era mi destino, hacia él me encomendé, desde entonces transpiro y exhalo palabras mientras sufro ante la cuartilla en blanco…no hay más bella forma de morir-viviendo....

Te puede gustar

Rostros felices vestidos de héroes

En la aparente tranquilidad de sus calles vacías de la Universidad de Matanzas transitan miles …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *