Jueves , 2 abril 2020
Es Noticia

¿Y Miguel Borroto se llevó una copia?

Comparte:

Uno pudiera pensar que la relación entre Matanzas y Camagüey está signada de despojos, donde las circunstancias favorecen siempre a la Atenas de Cuba.

Digamos que todo comenzó con la llegada de La Avellanada a la ciudad de Cárdenas en 1860, participando activamente en la vida cultural de la región. Gracias a esa estancia hoy se conservan en la Ciudad de las Primicias una importante colección epistolar de la escritora.

Fue la Avellanada quien popularizó además una leyenda basada en la vida del Padre Valencia, protector de los pobres y enfermos. Al morir el religioso un Aura Blanca apareció en la institución de salud dando nacimiento al mito.

El ave original fue embalsamada y se conserva en el Museo Palacio de Junco de Matanzas, la misma ciudad donde descansan Dos Copas de Béisbol que primero se mostraron en un terreno de pelota camagüeyano.

En esas cosas pensaba yo cuando recorriendo una de las salas  de la sede de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas de mi ciudad me topo de frente con una obra que me resultó familiar. “¡No puede ser!”, me dije.

Recordé al instante que a Miguel Borroto, manager del equipo de pelota camagüeyano, (el mismo que perdió la final contra Matanzas, reeditando la derrota en el mismo terreno hace 29 años) le habían obsequiado una pieza similar. ¿La original también permanecerá en Matanzas?

 

Acerca de Arnaldo Mirabal Hernández

mm
Después de tanto deambular sin rumbo fijo, descubrí que el Periodismo era mi destino, hacia él me encomendé, desde entonces transpiro y exhalo palabras mientras sufro ante la cuartilla en blanco…no hay más bella forma de morir-viviendo....

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top