Jueves , 16 agosto 2018
Es Noticia

Cine de barrio

Como-hacer-un-cine-en-casa-proyectores-y-pantallas-MediaTrends

  “ Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer ”…el cine.

Y puede que la estirpe macondiana que hoy pasea frente al centenario Cine Velasco de Matanzas, esté a punto de perder todo referente del maravilloso invento que hizo los sueños de sus padres y abuelos.

Aún recuerdo aquella tarde de domingo, acompañado por los adultos, que luego de descorrer cortinas y procurar un asiento en el desaparecido Cine Matanzas del barrio de Pueblo Nuevo, ante mí se proyectaban las imágenes de espumosas jarras de cerveza, que lanzadas por un apremiado cantinero, se deslizaban por la superficie de la barra hasta las manos de los sedientos parroquianos. Tendría para entonces unos ocho años y nunca logré precisar el título de la película con que inauguraba la pasión por los reflejos de la sala oscura.

53266613

Éstos y otros recuerdos acudieron a la mente, cuando hace escasas horas se desarrollaba en la ciudad de los puentes la edición 30 del Encuentro Nacional de Cineclubes Yumurí 2018.  Apenas asistieron los participantes, organizadores y alguno que otro amante del cine. La competencia de las nuevas tecnologías y la carencia, en cambio, de equipos que garanticen una programación habitual con una adecuada calidad de las proyecciones, han propiciado la desaparición de los públicos históricos. La limitada promoción   hace el resto.

51TMEBt6yRL._SY450_

¿Cuántas veces contaré la misma anécdota? En el cine de barrio que frecuenté, por muy reconocida y esperada que fuera una película, su estreno siempre era precedido por un despliegue de fotos, carteles y cuantos recursos se estimaran oportunos para movilizar al más indeciso de los vecinos. Es el caso de la ocasión en que corrí asustado hasta la casa, porque alrededor del parque neopoblano, se paseaba la temible “momia” en un carro convertible.

19575197.jpg-c_215_290_x-f_jpg-q_x-xxyxx

El cine constituía una cita obligada para todo cinéfilo, persiguiendo el último título de algún director o actor de su interés, y para aquellos espectadores que solo procuraban un par de horas de entretenimiento. Nunca faltarían entre los asistentes aquellas parejas enamoradas que  buscaban en la oscuridad un discreto rinconcito para su romántico encuentro. Estos últimos siempre me recordarán que…

                   Acaso por el influjo

                  De una tibia matiné,

                  En su penumbra estrené

                       Mi primer beso de lujo.

 

 

Acerca de Angel Rodríguez Pérez

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top