Martes , 25 febrero 2020
Es Noticia

Camagüey: el mejor anfitrión para una final de pelota

Comparte:

Hay que estar en el Estadio Cándido González desde la 8:00 a.m. para entender cómo se vive la final de la 59 Serie Nacional en Camagüey.

Hay que detener la mirada a orillas de la carretera central mientras se atraviesan los municipios Carlos Manuel de Céspedes o Florida, y observar la riqueza ganadera en los extensos potreros, y así entender el apego de la gente de aquí con la cultura ganadera y su identificación total con la imagen del Toro que representa a su equipo de pelota.

Camagüey vive por estos días una efervescencia que se respira en cada porción de sus laberínticas calles. Puedes caminar cualquier lugar y sentirás en la voz y en los rostros de los agramontinos un orgullo sano y casi infantil por la hombradía de su equipo al dejar al campo a un equipo grande como Industriales, y en su propio cuartel que parecía inexpugnable.

Pero vale destacar que el orgullo nunca se vuelve pedante. La caballerosidad de los parciales de los Toros se hace evidente en el trato que regalan a los matanceros que vinieron a apoyar a su equipo. Camaradería total, buenas maneras, incluso hasta las revanchas que se anuncian en el terreno parecen tratarse más de un duelo fraternal de abrazos entre caballeros. Mas nadie olvida que lo que está en juego es la gloria.

Aun así los camagüeyanos respetan a sus rivales y hasta pueden aplaudir las excelentes jugadas de sus contrarios.

Otro asunto que debe destacarse en esta final que acoge Camagüey es la entrega y pasión del público, que hace vibrar a un pequeño estadio de apenas 7 mil personas. Es tal la algarabía que hace pensar que uno se está en el Coliseo Romano.

Camagüey vive una gran fiesta, en los exteriores del Estadio hay una especie de carnaval, y en cuestión de apenas dos horas el Estadio se repleta de seguidores de los Toros en una cola organizada al extremo. Vale destacar la actitud amigable de los numerosos policias que custodian el parque beisbolero.

Muchos dicen que Camagüey fue campeón en el instante que blanqueó a Industriales, también merece las palmas por el buen anfitrión que ha sido en estos días de fiesta beisbolera.
.

Acerca de Arnaldo Mirabal Hernández

mm
Después de tanto deambular sin rumbo fijo, descubrí que el Periodismo era mi destino, hacia él me encomendé, desde entonces transpiro y exhalo palabras mientras sufro ante la cuartilla en blanco…no hay más bella forma de morir-viviendo....

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top