Miércoles , 26 febrero 2020
Es Noticia

Béisbol, Gran Final: Cocodrilos viajan 475 Kms. para Coronarse

Comparte:

Roberto Pérez Betancourt

Los Cocodrilos de Matanzas viajaron 475 kilómetros hasta el estadio Cándido González, donde este sábado, a partir de la 1p.m. volverán a intentar llevarse el cuarto triunfo de la Gran Final del béisbol cubano frente a los Toros de Camagüey para coronarse campeones.

Aunque los muchachos del mentor Borroto contarán con el As Yosimar Cousín en la apertura monticular, el mismo que ponchó sucesivamente a Santoya y Arruebarruena, el jueves, con las bases llenas, en el noveno inning, y salvó de la debacle a los camagüeyanos, los pupilos de Armando Ferrer dejaron un recado en Matanzas antes de partir: “Preparen la fiesta que estamos en ventaja y este es nuestro año.”

En el Cándido González, donde la Gran Final se inició el 11 de este mes, será la conclusión de esta trascendente etapa con las gradas repletas de camagüeyanos, eufóricos con el retorno de sus Toros de la planicie y la posibilidad de ganar los dos juegos que restan para saborear el triunfo por vez primera.

Pero los Rojos de Matanzas solo necesitan salir airosos en un partido, y echarán el resto, apelando a todos los recursos posibles a fin de reeditar la hazaña de Henequeneros, 29 años atrás en el almanaque, que en representación de la provincia obtuvo la victoria en 1991 frente a unos Granjeros legendarios.

Ferrer todavía está pensando a quién entregarle la esférica para abrir el partido. Tiene algunas opciones: Yosvany Torres, Noelvis Entenza o Freddy Asiel Álvarez. De los tres, el de mejor historial es este último, y fue por ello que abrió el jueves, pero explotó ruidosamente. Ahora podría redimirse, pero en la mente del manager matancero seguramente golpea la clásica incertidumbre: ¿Y si vuelve a fracasar? Seguramente lloverán las críticas.

Es una disyuntiva parecida a la que afrontó cuando dejó batear a Arruebarruena con dos outs y las bases llenas en el noveno episodio del jueves último, con el empate en primera y el gane en el madero, a pesar de que el “Grillo” había eslabonada una antipática cadena de ponches, y volvió a poncharse.

Sin dudas toda decisión extrema en el deporte conlleva el riesgo de la gloria o la crítica más enfadada, dependiendo de cómo salgan las cosas. Pero no es cuestión de suerte, sino de aconsejarse por las estadísticas de probabilidades, tomando en cuenta el historial. Como dijo un viejo narrador deportivo: “Ningún equipo es tan bueno como parece cuando está ganando, ni tan malo cuando está perdiendo”. Igual sucede con los peloteros.  De todas maneras, lo cierto es que la población de ambas provincias envueltas en la disputa por el gallardete, y los de Cuba toda, están disfrutando de lo lindo esta Gran Final, lo que nos dice: El béisbol, como deporte nacional, de multitudes y pasiones, de agua, humo de tabaco, cascarilla y gallinas alborotadoras, está más vivo que nunca en nuestro país, y goza de buena salud.

“Seguramente será hoy o mañana, y ganará el que mejor lo haga en el terreno”, así terminaría esta reseña.  Pero los Cocodrilos y las aficionadas cocodrilas, que también viajaron, siguen mandando mensajes. “No hemos transitado 475 kilómetros para regresar con las medallas de plata, queremos todo el oro y la Corona”, afirman. (tvy) (18/01/20)

Informaciones relacionadas: 

Béisbol: Gran Final: Matanzas buscará la Corona en Camagüey  

Béisbol, Gran Final: Tercer éxito y Matanzas va por la Corona, este jueves 

Béisbol, Gran Final: Matanzas vence 6 por 1 a Camagüey y toma la delantera

 

 

Acerca de Roberto Pérez Betancourt

mm
Licenciado en Periodismo en Universidad de La Habana. Profesor periodismo Universidad Matanzas. Graduado en Administración de empresas. Diplomado en Psicología pedagógica

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top