Sábado , 23 junio 2018
Es Noticia

Grupo D: La última oportunidad de Messi inicia el 16 de junio

grupod

El Grupo D del Mundial de Fútbol nos promete choques muy atractivos. Hay selecciones de excelente fútbol (Argentina y Croacia) y otras muy físicas e inspiradas (Nigeria e Islandia) que no se darán por vencidas hasta el pitazo final de cada choque…la atracción mayor, sin dudas, será Lio Messi, ya que cada partido con la albiceleste lo acercará más o menos al tan ansiado título mundial, quizá el único trofeo que falte en la vitrina de su ya histórica carrera.

«La Albiceleste» llega a Rusia 2018 como una de las grandes favoritas. Y pese a su azarosa clasificación, en la cuál tuvo que superar en un partido a muerte a Ecuador gracias a la magia de «La Pulga», hoy luce como uno de los equipos más sólidos si de ataque y control del balón nos referimos.

Argentina es uno de los equipos más exitosos del fútbol mundial. Ha sido campeón en dos oportunidades de la Copa Mundial de Fútbol (1978 y 1986) y finalista en otras tres ocasiones (1930, 1990 y 2014) y es, luego de Uruguay, la segunda selección que más veces ha ganado la Copa América, lográndola en 14 ocasiones.

No obstante, la selección aún navega en un mar de dudas. La más reciente derrota en un amistoso por 6-1 ante España no ha hecho sino avivar las llamas que, a poco menos de un mes del inicio de la competición, se ciernen sobre ella.

Su seleccionador es el blanco de las críticas y con el Mundial a la vuelta de la esquina se agota el margen de maniobra. Los choques ante Italia y sobre todo España, han puesto de manifiesto las miserias de los de Sampaoli.

El ex técnico del Sevilla aún mantiene la columna vertebral de la selección finalista en Brasil 2014: Sergio «Kun» Agüero (Manchester City), Ángel Di María (PSG), Gonzalo Higuaín (Juventus), Javier Mascherano (Hebei Fortune), y Lucas Biglia (AC Milan) llegan con sed de revancha y se han conjurado para conseguir lo que aquel gol de Mario Götze les negó hace cuatro años, ser campeones del Mundo.

La selección se adereza con jugadores reconocidos y con calidad como Ever Banega (Sevilla), Nicolás Otamendi (Manchester City), o el pujante Paulo Dybala (Juventus). Lo único que rompe la estética en esta selección, a mi entender, es la ausencia de Mauro Icardi (Inter), la cual se me antoja como un lujo que los albicelestes no se pueden permitir de cara al Mundial, otro error que Sampaoli no podrá rectificar.

Por su parte, para Lio Messi ya se han agotado los calificativos para definir al mejor jugador del mundo y para algunos de la historia. Ya no quedan adjetivos en el diccionario que no hayan sido utilizados para describir la genialidad del crack blaugrana.

Un jugador de otro planeta que tiene como asignatura pendiente brillar con su selección. Levantar la copa mundial le encumbraría en un podio al que solo se han encaramado Pelé y Maradona. Messi es un crack, una súper estrella del fútbol y el Mundial de Rusia le puede convertir en leyenda. En el Mundial el equipo argentino llegará hasta donde Leo Messi sea capaz de llevarle.

La selección de Islandia, que desde la última Euro en Francia 2016 es conocida en todo el continente como los «matagigantes», está más que preparada para disputar su primer Mundial y no quieren pagar la novatada.

Los vikingos fueron sin duda la revelación del pasado torneo europeo tras eliminar a Inglaterra en octavos y acabar cayendo ante Francia en cuartos de final, no obstante, se ganaron a pulso y lucha la admiración, simpatía y respeto del planeta fútbol.

Ahora han dado la campanada clasificándose como primeros de grupo mandando a Croacia a la repesca y superando a selecciones nada débiles como Turquía o Ucrania.

El país ubicado en la segunda isla más grande de Europa será una de las atracciones de la competición, la sintonía entre la selección y sus aficionados fue una de las imágenes de la Euro2016 y ahora viajarán a Rusia con la ilusión de repetir escenas similares. Si el grito vikingo vuelve a sonar en los estadios rusos significará que otro gigante ha caído.

La estrella de Islandia es Gylfi Sigurdsson (Everton) quien con una notoria trayectoria en la Premier League a sus espaldas se ha convertido en la pieza clave del juego ofensivo de su selección; su visión de juego y su llegada desde segunda línea son un factor diferencial y un quebradero de cabeza para sus rivales. Una inoportuna lesión de rodilla del 10 tiene en vilo al país ya que pone en riesgo la participación en el Mundial de su máxima figura.

La mayoría de los jugadores islandeses convocados para Rusia 2018 juegan fuera del país. Otros nombres destacados son el delantero Alfred Finnbogasson (FC Augsburgo) y el capitán Aron Gunnarsson (Cardiff City).

Heimir Hallgrímsson está a cargo del equipo y ha demostrado una mayor flexibilidad táctica que el anterior DT, Lars Lagerback. Islandia aún juega principalmente con el 4-4-2, pero Hallgrímsson ha modificado el sistema a un 4-5-1 en algunos partidos obteniendo excelentes resultados. Sin contar a Sigurdsson debido a su lesión, se espera que todos los jugadores que estuvieron en la formación inicial en Francia digan también presente en Rusia.

Mientras tanto, Croacia llega llena de estrellas y con claros papeles para acompañar a Argentina a la segunda ronda.

Los croatas disputarán en Rusia su quinta Copa del Mundo, una marca más que respetable para el joven país balcánico. Será el último baile para la vieja guardia de la selección de Croacia, la última gran cita para una generación de jugadores que llevan jugando juntos durante un largo periodo de tiempo.

Su trayectoria en la fase de clasificación se torció a última hora con los tropiezos ante Turquía y frente a la débil Finlandia, lo que relegó a la «Vatreni» al segundo puesto y le obligó a jugarse el billete al Mundial en la repesca ante Grecia.

El pequeño gran Luka Modric (Real Madrid) es el timón de los croatas, su exquisita técnica le ha situado entre los mejores jugadores del mundo en el último lustro y es una auténtica delicia verle dirigir el centro del campo. Posee calidad a raudales y lee a la perfección los partidos para dar al equipo lo que necesita en cada momento.

Por otro lado, Mario Mandzukic (Juventus) es el goleador de los croatas, un ariete de los de toda la vida que se caracteriza por su gran capacidad rematadora y buen juego de espaldas. Además, Iván Rakitic (FC Barcelona) y Mateo Kovacic (Real Madrid) son los escuderos de Modric en el medio campo, aportan trabajo en la sala de máquinas no exento de calidad.

También destaca Iván Perisic (Inter), que es un puñal en la banda izquierda. Él tiene velocidad, desborde y llegada. Otros jugadores como el portero Danijel Subasic (Mónaco), los defensores Dejan Lovren (Liverpool) y Sime Vrsaljko (Atlético de Madrid) o los delanteros Nikola Kalinic (Milán) y Andrej Kramaric (Hoffenheim) pueden aportar calidad y seguridad.

Croacia es un equipo sólido y rocoso que cuenta con las armas necesarias para llegar lejos en este Mundial. 

Al final, queda Nigeria, que no es un bocado fácil para nadie. Una selección hábil, muy física y veloz, que anota goles y marca en defensa con mucha responsabilidad.

Históricamente, la categoría absoluta consiguió avanzar de la fase preliminar en las copas mundiales de 1994, 1998 y 2014, donde alcanzó los octavos de final, pero luego sería eliminada por Italia, Dinamarca y Francia respectivamente. Esto lo convierte en la única selección de África en haber llegado tres veces a los octavos de final de un Campeonato Mundial. En las competiciones continentales ha ganado en tres ocasiones la Copa Africana de Naciones.

Rumbo a Rusia 2018, quedaron agrupados con Argelia, Camerún y Zambia, campeona de la Copa de África en 2012, y «Las Súper Águilas« se clasificaron invictas y de forma notable para el Mundial a falta de una jornada, insuflando una gran energía positiva entre los hinchas.

La remontada sobre Argentina en el reciente amistoso en Rusia alimentó aún más el optimismo sobre lo que puede conseguir el equipo en el Mundial con el alemán Gernot Röhr al frente.

El entrenador ha mejorado radicalmente el equipo, transmitiéndole la frescura de la juventud en un equipo que no ha logrado clasificarse para las últimas dos ediciones de la Copa de África. Desde que tomara las riendas de la selección en 2016, el ex entrenador del Burdeos solo ha perdido un partido y ha tejido una implacable unidad de contraataque con la actuación del brillante Alex Iwobi (Arsenal) y del carrilero Victor Moses (Chelsea) jugando como un dinámico interior.

El equipo está cimentado en una robusta defensa, enérgicos recuperadores en el centro del campo y la presencia de John Mikel Obi (Tianjin Teda) para canalizar los balones hacia la línea de ataque. Mientras que el potente delantero Odion Ighalo (Changchun Yatai), de gran paso en España, Inglaterra y ahora último en la Superliga de China, aparece como el “hombre gol” de Nigeria. Viene de una destacada participación en la eliminatoria africana y amenaza con ser la “pesadilla” de los porteros en Rusia 2018.

Acerca de Gabriel Torres Rodríguez

Periodista. Especialista en Marketing Digital y editor web de la Editora Girón

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top