domingo , 27 septiembre 2020
Doctor Jorge Féliz Núñez Martínez

Doctor Jorge Félix Núñez Martínez: un valiente de blanco

Doctor Jorge Féliz Núñez Martínez

El reloj marca las tres de la madrugada. Se prepara para bañarse mientras se pregunta por qué le duelen tanto los pies. Antes de irse a descansar termina el informe con las estadísticas de la sala que atiende y lo envía por correo.

Mientras envía los partes médicos.

Después de escribir un mensaje a su esposa sobre cómo fue su día, programa la alarma para despertar. Cuesta arriba, en un pequeño cuarto de hospital y sobre una cama que ya siente cómoda, dedica algunos minutos a reflexionar.

A sus 54 años y siendo especialista de segundo grado de terapia intensiva en el Hospital Militar Dr. Mario Muñoz Monroy de la Atenas de Cuba, nunca antes, como durante esta pandemia, había sentido tan cerca la muerte.

El Dr. Núñez Martínez mientras atiende a los pacientes.

El doctor Jorge Félix Núñez Martínez entró el 21 de abril a la zona roja para hacer frente a la pandemia. Hoy en su segundo ciclo de labor no puede evitar extrañar a los suyos.

El trabajo en colectivo es la mayor fortaleza del centro asistencial donde se han atendido a las personas que han padecido o padecen la enfermedad.

Han sido días intensos lidiando con el temor y la desesperanza. También han habido tantos otros donde la sonrisa y el agradecimiento de un paciente iluminaron su rostro. Junto a sus compañeros de labor pasa visita cada 4 horas a los pacientes, en caso de los graves o críticos lo hacen cada 2. Organizan y desinfectan los locales así como los instrumentos de trabajo.

Sus espejuelos se empañan tras las caretas protectoras; pero siente que puede hacer más, apenas se sentó durante todo el día. El temor del contagio lo persigue, pero su compromiso y sentido del deber para salvar una vida son más fuertes. No logra conciliar el sueño, piensa en cuando todo pase y pueda volver a casa.

Despierta unos minutos antes del sonido de la alarma, repasa en su mente las tareas de la jornada. Avituallado con un traje bajo el cual es irreconocible se aventura a un nuevo día donde espera burlar una vez más a la COVID-19 salvando vidas.

COVID-19 en Matanzas

Acerca Liannys Díaz Fundora

Te puede gustar

Rostros felices vestidos de héroes

En la aparente tranquilidad de sus calles vacías de la Universidad de Matanzas transitan miles …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *