martes , 20 octubre 2020

El San Juan apacible (+Fotos)

Tomas una calle empinada y la inercia te arroja loma abajo como una hoja seca sin albedrío. El cansancio del día te comprime las extremidades y caminas, así sin más, sin pensar en nada, solo en llegar a casa y dejarte caer, extenuado.

Es entonces cuando desembocas a orillas del San Juan, y descubres la tarde más apacible que recuerdes. Minutos antes ha dejado de llover y tal parece que se purificó la atmósfera.

Todo en derredor lleva una tonalidad diferente, aunque el sol permanece oculto tras las nubes grises, una luminosidad casi poética lo abarca todo.

El cansancio desaparece de golpe ante la belleza que se desparrama sobre el viejo malecón, la ribera del río y los viejos almacenes de cuando el río era un muelle.

Evocas el pasado y te preguntas cómo apreciaron esa belleza quienes caminaron por allí antes que tú, cuando las edificaciones eran más rústicas pero la cotidianidad menos áspera y dinámica. Cuando todo transcurría a golpe de carreta y las noticias tardaban meses en llegar. Y uno puede hasta pensar que el tiempo pasaba más despacio, para apreciar mejor los detalles.

Quizás por ello a José Jacinto le gustaba detenerse sobre el río, y de codos en el puente pensar la poesía sobre el apacible San Juan.

En las tardes claras el San Juan nos regala un bello espectáculo

Los más bellos atardeceres se aprecian a orillas del río

Desde la otra orilla del San Juan las casitas de los pescadores adornan el entorno

En algunos días de calma se hace imperceptible la corriente del río en su viaje al mar

Todavía permanecen en pie algunas fachadas de los antiguos almacenes

El puente de Tirry imprime su imagen metálica en las aguas del ríos

El Puente Giratorio, otro símbolo arquitectónico que está indisolublemente unido a la historia del San Juan

TV Yumurí en Youtube

Acerca Arnaldo Mirabal Hernández

Después de tanto deambular sin rumbo fijo, descubrí que el Periodismo era mi destino, hacia él me encomendé, desde entonces transpiro y exhalo palabras mientras sufro ante la cuartilla en blanco…no hay más bella forma de morir-viviendo....

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *