Viernes , 17 agosto 2018
Es Noticia

Infancia sana y con uniforme (+ Fotos)

1

Cuando niño  nada me brindaba más alegría que escuchar el timbre de mi escuela primaria, a las 4 y 20 de la tarde, que anunciaba el fin de la jornada escolar y todos salíamos en estampida.

La sensación de libertad era indescriptible, luego de clases nos era permitido todo, o casi todo. “Mataparreábamos”, como decían los mayores, hasta que comenzaba a apagarse el día y la voces sonoras de nuestras madres  irrumpían en nuestro barullo infantil y despreocupado para que fuéramos a bañarnos.

Dedicábamos horas y horas a los trompos, bolas, papalotes, playa, cazar tomeguines y azulejos en el monte, explorar cavernas.

Han pasado los años y aunque el mundo es bien diferente a mis tiempos de infancia me agrada saber que los chamas de hoy también añoran el sonido liberador del timbre para mataperrear, jugar trompos, bola, empinar papalotes o simplemente caminar a orillas de un río junto a los pescadores.

2

3

4

5

7

 

Acerca de Arnaldo Mirabal Hernández

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top