Sábado , 15 diciembre 2018
Es Noticia

¡La papa!: del campo a la placita (+ foto)

1

Cuando arriba la cosecha de papa, se activan las redes sociales de tal manera, que no habrá necesidad alguna de computadoras e Internet; la noticia viajará de boca en boca, las vecinas darán la señal de aviso, y en minutos será de conocimiento público que la vianda llegó a la placita.

En la cola, pocos repararán en las 633 hectáreas sembradas este año, 300 menos que en la campaña anterior; nadie hablará de la falta de frío, que indudablemente afectará los rendimientos, porque lo importante es estar atento a la cola, y adquirir las 10 libritas, después…después será una fiesta. Y hasta se escuchará algún chiste, como aquel que asegura que el país más productor de papa, no es Holanda, sino el Vaticano.

2

Hasta los calderos de la cocina se alegrarán, porque la papa, como la ropa negra, pega con todo: lo mismo en puré, con picadillo, en pasta, como si del maná divino se tratara, logra multiplicar las carnes y los peces.

Por supuesto, como la cosecha recién comienza, siempre habrá alguien que al leer estas líneas alegará que el papel lo aguanta, y negará tal afluencia del tubérculo.

12

EN EL CENTRO DE UN CAMPO DE PAPA

Pasa el tractor envuelto en una nube roja. Tras de sí emergen papas de la tierra, un poco más atrás aguardan los cosecheros, un ejército conformado de todas las edades y sexos, en pos de una batalla fraternal: ensacar los tubérculos, porque quién más llene, más gana.

El trabajo es difícil. Permanecerán encorvado durante la larga jornada. Mientras levanta la mañana se sumará el sofocante calor. Por ello, hombres y mujeres enfrascados en la faena visten camisas de mangas largas, gruesos pantalones, botas de gomas y guantes.

3

Para llenar el costal echarán en su interior tres cubetas con el tubérculo. Algunos labriegos prefieren trabajar en pareja, otros se agenciaron de algunas mañas, como colocar dos ganchos en las trabillas de sus pantalones y arrastrar el saco como una extremidad más de su cuerpo.

La obrera Hilda Morales, asegura que el primer día es el más difícil “cuando el organismo entra en calor desaparecerán los dolores de la columna”.

5

La cosecha durará 20 días aproximadamente. Por cada saco recibirán un peso con 20 centavos, y los hay que diariamente superan los 130 sacos.

Al caer la tarde los camiones entran al campo para recoger el tubérculo ensacado. Tarea que estará a cargo de los estibadores. Así transcurre un día de cosecha en un campo de papa.

15

Comparte:

Acerca de Arnaldo Mirabal Hernández

mm
Después de tanto deambular sin rumbo fijo, descubrí que el Periodismo era mi destino, hacia él me encomendé, desde entonces transpiro y exhalo palabras mientras sufro ante la cuartilla en blanco…no hay más bella forma de morir-viviendo....

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top