Domingo , 19 enero 2020
Es Noticia

Caracol Gigante Africano: En Matanzas se arrastra un enemigo silencioso

Comparte:

A partir de su entrada en La Habana cuatro años atrás con motivos religiosos, la especie invasora se encuentra en todas las regiones del país. Por sus diferentes afectaciones a la salud humana y los alimentos, los medios de comunicación se han hecho eco de las consecuencias y sus formas de eliminación.

lisachatina

La especie se detectó en la Isla en el año 2014, y a pesar de la lejanía con su origen en Kenia, Mozambique y Tanzania, el Lissachatina fulica, como se le conoce científicamente, abandonó su origen, y los estudios señalan que ningún país del orbe está exento de su presencia.

Por desgracia, en las tierras de la provincia de Matanzas desde agosto de 2018 se encuentra al Caracol Gigante Africano (CGA). Visto por primera vez en el central Humberto Álvarez, de Cárdenas, y posteriormente en Unión de Reyes, el silencioso molusco causa estragos y pérdidas en las plantaciones del país.

UN VECINO NO DESEADO

Considerado como una de las 100 especies exóticas invasoras más destructivas y dañinas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el CGA ostenta características que apoyan su proliferación.

Según los estudios realizados es hermafrodita, es decir, ambos sexos se encuentran en el mismo organismo por lo que se facilita su reproducción, se adaptan a cualquier ambiente, y ponen huevos a los tres meses de nacer, realizando esta operación cada dos meses.

Jeanko Azpiazaraín Viciedo, especialista de Protección de Plantas y Cuarentena y Jefe del departamento de Cuarentena de Sanidad Vegetal en la provincia, explicó a esta redacción que su alimentación también contribuye a su crecimiento poblacional.

«Su alimentación es variada: consume tejido vegetal como las hojas verdes, materia orgánica y en descomposición, e incluso  otros caracoles, por lo que es adaptable a cualquier situación».

Su actuar es peligroso tanto para la salud humana como para los alimentos y los animales que consumimos. Con respecto a las enfermedades transmitidas al hombre se destaca la  meningoencefalitis eosinofílica, producida al ingerir larvas de tercer estadio, al llevarse las manos a la boca después de tocarlos, o por la ingestión cruda o mal cocinada de productos vegetales frescos contaminados por las secreciones de los caracoles, aunque hasta el momento, según publica el sitio digital Cubadebate, no se ha podido relacionar el CGA con ningún paciente de meningitis en Cuba.

Para la agricultura la especie resulta dañina. Puede consumir hasta 200 tipos de plantas diferentes, se adapta a cualquier agroecosistema del país, y no se conoce que tenga ningún enemigo natural. Todo ello hace que sea muy agresivo.

EN MATANZAS NO QUEREMOS CARACOL

Uno de los aspectos más curiosos es que se encuentra principalmente en los jardines, zonas albañales, en laderas de ríos y asentamientos poblacionales, y no en grandes extensiones agrícolas.

Para disminuir su presencia en la provincia, Azpiazaraín Viciedo declaró que se trazaron estrategias a partir de cuatro aspectos fundamentales.

«En un primer momento las capacitaciones a varias empresas y  organismos del Turismo, Vialidad y Tránsito, Servicios Comunales e Higiene y Epidemiología para trabajar en conjunto. Posteriormente realizamos un pesquizaje en todas las UBPC y CCS del territorio para comprobar la presencia en alguno de ellos, que resultó negativa.

«Con las especies encontradas en los dos municipios señalados, Sanidad Vegetal en conjunto con Salud Pública envía muestras al Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) para realizar análisis y conocer si realmente se trata de la especie nociva.

«En la última etapa, la estrategia se concentra en la capacitación de la población en general, con la esperanza que entre todos podamos erradicar al molusco de la manera más segura posible para la salud y el ecosistema».

62261331_2251468841618650_3439775351008395264_n

AL ENCONTRAR UN CARACOL GIGANTE AFRICANO, ¿QUÉ HACER?

Las autoridades sanitarias advierten que el CGA no debe ser arrojado vivo en ríos, solares yermos, calles o en la basura destinada a recoger por Servicios  Comunales; explican la necesidad de evitar el consumo, comercialización, dispersión o usarlos como carnada, ofrenda a deidades afrocubanas u otros usos, y en caso de tener contacto directo con la baba del caracol, lavarse con abundante agua y jabón la zona expuesta.

El especialista agregó la importancia de evitar la manipulación. En caso que sea necesario esta se realizará con algunas medidas de protección como guantes de goma para depositarlos en bolsas de plástico y después proceder a enterrarlos lejos del abasto de agua para impedir el contagio colectivo, y a una distancia de 60 centímetros para evitar además el olor desagradable que expulsan.

Todo cuidado resulta poco cuando de la salud y de la alimentación se habla y por ello los matanceros debemos permanecer alertas ante su presencia.

POR ARLETIS ARANGO OÑA

Acerca de TVYumuri

2 Comentarios

  1. En Máximo Gómez Consejo popular del municipio Perico ya se encuentra el caracol y la población esta preocupada

  2. Beatriz Pareja Fernández

    Por favor donde podremos adquirir guantes.Mi hijo es un jardinero por aficción y estoy muy preocupada. Tenemos jardín y patio grandes y muy cultivados y él es quien lo atiende.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top