Martes , 20 agosto 2019
Es Noticia

Tras el derrotero de un enemigo de los matanceros (+ FOTOS)(+VIDEO)

El caracol gigante africano fue avistado por primera vez en Matanzas en el central Humberto Álvarez de Cárdenas.  Hoy este poblado alberga una amplia población del molusco, considerado como una de las 100 especies invasoras más destructivas del mundo.

Desde agosto del 2018 el Caracol Gigante Africano forma parte de la fauna matancera.  El molusco que hoy habita en poblados del municipio Perico, Unión de Reyes y el central Humberto Álvarez de Cárdenas, se reproduce vertiginosamente entre la vegetación y húmedos espacios, a veces cercanos a las viviendas.

Al decir de Gabriela Medina Dorné, residente del poblado Humberto Álvarez, en su casa se encontraron muchos de estos caracoles. “Me preocupa muchísimo esta situación porque tengo tres niños a los que ni siquiera dejo salir al patio a jugar”

En el CDR ‘8 de marzo” del central Humberto Álvarez se avistan grandes poblaciones del caracol que representa un peligro para la salud humana, la de los animales y alimentos que consumimos.

Según la Bióloga del Departamento de Vigilancia Entomológica, Isabel Serrate Silveira: “Esta es una plaga que además de alimentarse de algunas plantas de consumo humano, también se nutre de residuos orgánicos. En  condiciones medioambientales desfavorables, donde existe mucha basura, él encuentra un medio donde expandirse. En Matanzas no se han reportado casos de las enfermedades que puede transmitir este molusco”.

Para la agricultura su presencia resulta nociva. Se dice que puede afectar a más de 200 especies de vegetales.

Al respecto el Especialista del Departamento de Sanidad Vegetal de Matanzas, Jeanko Astiazaraín Viciedo, asegura que hasta el momento no compromete su afectación a sitios de interés agrícola de producción para la economía.

Atañe a la población aplicar las medidas necesarias con el fin de eliminar el molusco sin que su salud corra riesgo.

Según Jeanko, lo primero que deben hacer las personas cuando encuentren al caracol gigante africano, es señalizar el sitio y avisarles a las autoridades sanitarias competentes para que se personen en el lugar.

“Nosotros tomados medidas de precaución con guantes, de no tenerlos usamos palas o recogedores y con un palo tumbamos todos los caracoles que existan en la cerca. Acto seguido los echamos en una cubeta, le untamos sal y agua y los dejamos en un sitio donde ningún animal se pueda infectar”. Expresó Daniusky Nieves Rodríguez, residente del poblado Humberto Álvarez.

“Después de 24 horas se deben colocar en una bolsa de nailon y enterrarlos a una profundidad de 40 centímetros para su total destrucción”, aseguró el Especialista de Sanidad Vegetal.

Aunque pudiera parecer inofensivo, con su andar pausado y llamativos colores, el Caracol Gigante Africano representa un enemigo común, al que urge eliminar.

Comparte:

Acerca de Yanet Peña Acosta

Periodista matancera.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top