Jueves , 21 noviembre 2019
Es Noticia

Glosa Internacional

Bolsonaro, Bolsonaro que ahora vas a ¿gobernar?…

El ex militar y ex parlamentario Jair Bolsonaro, recién electo presidente de Brasil gracias a una combinación de factores, que incluyen la confabulación dolosa del Poder Judicial, el Parlamento, la oligarquía nacional y extranjera ,y errores cometidos por la izquierda política, entre otros identificados por politólogos de variadas tendencias, ha sido calificado como ultraderechista y comparado con figuras tan criticadas como el actual mandatario estadounidense Donald Trump y el ex dictador chileno Augusto Pinochet, sin dudas un binomio para tener en cuenta por sus respectivos historiales, y sobre todo por lo que podría derivarse en un futuro próximo. Lo más inmediato en el candelero internacional ha sido su despótico comportamiento en relación con los médicos cubanos, cuya labor a favor de la salud de los brasileños ha sido y sigue siendo muy favorablemente comentada por los pacientes que han recibidos los beneficios de una asistencia médica cualitativamente muy superior en términos científicos y humanos, y por observadores que a escala mundial han conocido de ese ejemplar comportamiento de quienes justamente han sido nombrados “más que médicos” .

El seguimiento puntual que Bolsonaro ha anunciado y de hecho practica en relación con las políticas exteriores de Trump, han ratificado su afiliación genuflexa. Las declaraciones de Bolsonaro en contra de Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países latinoamericanos víctimas de las políticas imperiales, coincidentes con las expresiones del  consejero de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, evidencian que todo forma parte de la misma retórica impuesta. Un recuento de lo anunciado y hecho por Bolsonaro que ahora va a gobernar, incluye: exclusión de las mujeres y los afroamericanos de su equipo de trabajo, veto  a la prensa nacional, anuncio de  que  eliminará el Ministerio de Trabajo de Brasil en un  país donde falta el empleo para más de 27 millones de personas; afirmación de que concebirá a los  movimientos sociales como enemigos internos, como peligrosos terroristas que habrá que combatir con leyes especiales (¡?).

  Mentir: filosofía programática en agenda del presidente Trump

La mentira de todos los colores y matices forma parte intrínseca de la filosofía aplicada por el presidente estadounidense Donald Trump y su corte imperial sobreviviente, es decir, los que quedan desde que el rubio usufructuario actual de la Casa Blanca tomó posesión de su mandato hace dos años. Por supuesto, no es esta una afirmación gratuita, sino la conclusión a la que han arribado decena de observadores y politólogos que siguen paso a paso las peripecias del más controversial mandatario que haya tenido la nación norteña, cuyo índice de popularidad siga cayendo en vertical, de acuerdo con encuestas recientes que lo ubican con menos del 35 por ciento del favor de sus electores.  Al respecto, Pablo Guimón, analista, nos recuerda en Twitter: “Michael Cohen, ex abogado y hombre de confianza de Trump, reconoció la semana pasada que mintió ante el Congreso sobre los negocios del hoy presidente en Moscú. Mintió también, según admitió en agosto, sobre sus pagos para silenciar un escándalo sexual. Mintió al FBI George Papadopoulus, exconsejero del presidente, sobre sus contactos con intermediarios rusos. Mintió el exasesor político Roger Stone, según el fiscal especial Robert Mueller, al decir que no tuvo conocimiento de que WikiLeaks iba a publicar los correos electrónicos de Hillary Clinton. Mintió a los agentes federales Michael Flynn, exconsejero de Seguridad Nacional, y ahora colabora con ellos para eludir las consecuencias de sus falsedades. Mintió el exgerente de la campaña Paul Manafort. Y, cuando decidió cooperar con la investigación sobre la trama rusa, no hizo otra cosa que volver a mentir, según han denunciado los investigadores.

Los medios de las “noticias falsas”, como se refiere Trump a las cadenas y publicaciones a las que también gusta llamar  “enemigos del pueblo”,  contabilizan  las mentiras del presidente. El Washington Post lleva la cuenta en su sección Fact Checker: hasta el pasado 30 de octubre, computaron 6.420 afirmaciones falsas en  649 días  de gobierno trumpiano, y recuerdan que el 7 de septiembre, Trump pronunció públicamente 125 “afirmaciones falsas o engañosas” en un periodo de tiempo de 120 minutos, pulverizando su propio récord personal.

 Luis Almagro: El servilismo o la degradación del ser humano

 El uruguayo  Luis Almagro, desde que se adueñó de la secretaria de la Organización de Estados Americanos (OEA) el 18 de mayo de 2015 por obra y gracia de su camaleónica forma de confundir a unos y a otros, en especial a quienes sirvió durante la presidencia de José Mujica, donde ocupó la secretaría (ministerio) de Relaciones Exteriores, ha involucionado hacia un servilismo barato, clásico, evidente y vomitivo a través de actos, declaraciones y genuflexiones ante los amos del poder imperial, los que consideran a América Latina como el traspatio de Estados Unidos, la nación de 50 estados, a quienes suplica ahora ayuda para ser reelegido en el cargo que le concedió notoriedad pública (por cierto altamente negativa ante los ojos de las personas honestas) y continuar pegado al jamón luego de una declaración que es todo un poema: “He decidido aceptar la responsabilidad de un nuevo período”, lo que lógicamente implica seguir cobrando 291 mil 897 dólares por sus “servicios”. Entre sus más recientes iniciativas aparece efectuar en la OEA este 7 de diciembre una llamada Conferencia sobre derechos humanos en Cuba, capítulo infaltable en la estrategia estadounidense de incluir a Cuba en su agenda de desestabilizaciones y desacreditaciones gratuitas de gobiernos de justicia social en el área. Para este propósito, Almagro no ha escatimado epítetos ni ofensas contra los cubanos, acentuando su reptil posición política, inspirado en su afán por seguir ganando dinerito.  Las mentiras de todos los tamaños expuestas por este individuo son cacareadas por la red de desinformación que igualmente paga la propaganda imperial,  que desde hace 60 años intenta derrocar al gobierno  de la Mayor de las Antillas con  lo cual no ha conseguido sino cohesionar cada vez más la unidad del pueblo que este próximo primero de enero festejará seis decenios de justicia social con todos y para el bien de todos… a pesar del amargado  Almagro y sus patrocinadores…

Comparte:

Acerca de Roberto Pérez Betancourt

mm
Licenciado en Periodismo en Universidad de La Habana. Profesor periodismo Universidad Matanzas. Graduado en Administración de empresas. Diplomado en Psicología pedagógica

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top