Martes , 19 marzo 2019
Es Noticia

GLOSA INTERNACIONAL

Estampidas y despidos del empleador Donald  Trump…

Definitivamente, el señor Donald Trump, como presidente de Estados Unidos, no parece clasificar como buen empleador, habida cuenta la estampida de sus trabajadores contratados y los despidos que él mismo realiza, sustituyendo una y otra vez a personas a las que promovió para ocupar cargos de alta responsabilidad y que por motivos varios no permanecen en sus puestos.

Es tema que abordan importantes medios de difusión masiva a través de la Red de Redes al tiempo que sugieren la rápida pérdida de simpatías y de fidelidad incondicional que suele reclamar el rubio mandatario de sus servidores. Piedra al canto: El secretario de Interior, Ryan Zinke, dejará su cargo a finales de año asediado por las investigaciones sobre posibles conflictos de intereses con sus negocios privados.

El jefe de gabinete de Donald Trump, John Kelly, ya tiene sustituto tras meses de rumores de mala relación con el presidente. El fiscal general, Jeff Sessions, dimitió en noviembre forzado por el mandatario. La embajadora ante Naciones Unidas, Nikki Haley, sin embargo, se va por su propio pie. Son solo tres de las últimas bajas conocidas.

Entre despidos, renuncias voluntarias y defenestraciones, la Casa Blanca de Trump acumula más de 30 adioses en dos años. Al respecto, el sitio digital El País, de España afirma: “No se recuerda una ratio de mortalidad tan elevado en otra Administración… Ha habido salidas sonadas, como el despido de la asesora y estrella televisiva Omarosa Manigault, en diciembre de 2017, el del director del FBI, James Comey, en mayo de ese mismo año, o la reciente dimisión forzada de Sessions.

Algunas, han sorprendido por lo inmediatas, como la de Anthony Scaramucci, despedido tan solo 10 días después de asumir el cargo como director de Comunicación. Y otras, han resultado misteriosas, como el inesperado adiós de Nikki Haley en la ONU, que se hará efectivo a finales de año alegando motivos personales.” El cese de John Kelly, comunicado hace una semana, resulta el más relevante de esta última oleada de cambios desatada tras las elecciones legislativas de noviembre. El presidente anunció el viernes por la noche un sustituto de carácter interino, el actual director de presupuesto, Mick Mulvaney.

Monjitas ladronas  inspiran a realizadores cinematográficos

Aunque el propósito de las religiosas Mary Margaret Kreuper y Lana Chang nunca fue el de convertirse en estrellas cinematográficas, lo cierto es que su actuación delictiva inspirará a más de un director de cine para reproducir la historia que las ha llevado a ocupar titulares en la prensa internacional.

Resulta que las muchachas acaban de admitir el robo continuado por una cifra que ronda el medio millón de dólares en una escuela católica de California. El propósito de esa acción punitiva no concuerda con la vocación de los hábitos que visten, pues se inspiraban en el deseo de apostar en casinos de las Vegas y costearse viajes privados, algo que nada tiene que ver con el enclaustramiento de conventos ni rezos en iglesias y conventos.

Kreuper —exdirectora— y  Chang —exprofesora— hurtaron dinero procedente de las matrículas, las cuotas y donaciones de la escuela católica St. James de Torrance, un suburbio costero al suroeste de Los Ángeles, y lo gastaron en la meca estadounidense del juego, según ha informado el diario The Long Beach Press-Telegram. El centro comunicó lo sucedido por carta a los padres a finales de noviembre.

Ambas monjas, muy amigas, han expresado arrepentimiento. Trascendió que el dinero lo devolverá la congregación de las Hermanas de San José de Carondelet, a la que pertenecen, que se ha comprometido a restituir los fondos íntegramente y a sancionar con dureza a las hermanas. Ambas han sido apartadas y enviadas a dos conventos diferentes.

Brasil: Crece la pobreza y el futuro social es tétrico en tiempos de Bolsonaro

La pobreza entre los brasileños creció en forma sostenida bajo el régimen de Temer, luego de que paulatinamente fue extinguiendo beneficios sociales alcanzados durante los mandatos presidenciales de Lula y Rousseff, y ahora las capas sociales más vulnerables en el gigante sudamericano se ven abocadas a la política neoliberal extrema del nuevo mandatario, el ex capitán Jair Bolsonaro, cuya vocación política e ideológica ha sido calificada de  neofascista por analistas políticos.

Se estima que unas dos millones de personas han sido arrastradas hacia abajo en el umbral de la pobreza en los dos años, lo que ha elevado sustancialmente la cifra de brasileños en esa condición extrema en una sociedad donde el costo de la renta, la alimentación y la educación alcanza niveles impagables para quienes carecen de empleo  o son subempleados que reciben salarios misérrimos. En 2017 había 54,8 millones de personas en situación de pobreza en el país, poco más de un cuarto de la población de Brasil según arrojó el estudio Síntesis de Indicadores Sociales (SIS), del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Durante el trimestre que acabó en octubre, el paro afectó a 12,3 millones de brasileños, una tasa de paro de 11,7%, casi tres veces más que hace cuatro años. El estudio demostró que el contingente de personas que vive por debajo del umbral de la extrema pobreza, con unos ingresos mensuales equivalentes a solo 140 reales [31,7 euros] o menos, también subió un 13% en un año. Ya son 15,3 millones de brasileños considerados extremadamente pobres, un 7,4% de toda la población.

Ante este cuadro real, millones de brasileños se encomiendan a sus santos para que los libre del mal mayor que les espera en la era de Bolsonaro, sin la contribución tan querida de los médicos cubanos que el neo mandatario brasileño ha despreciado en un país donde él Bolsonaro,  ahora va… ¿a gobernar?

Comparte:

Acerca de Roberto Pérez Betancourt

mm

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top