Viernes , 23 febrero 2018
Es Noticia

¿Cada oveja con su pareja?

amor-pareja

Todos hemos escuchado alguna vez decir que: “la suerte de los feos la desean los bonitos”, “lo que vale son los sentimientos”, o aquello que “lo esencial es invisible a los ojos”. Pero, ¿serán ciertas todas estas ideas o no son más que una especie de consuelo para los menos afortunados físicamente a la hora de encontrar pareja?

La mayoría de los jóvenes ubica el plano físico como elemento principal a la hora de elegir a una persona para compartir una relación amorosa. Otros apuestan por los sentimientos y otras cualidades de la personalidad como requisito indispensable. Los menos, buscan equilibrar sus preferencias y ubicarse en el término medio. ¿Qué ustedes creen de esto?

En el mundo de hoy, los adolescentes eligen a la pareja, en principio, por la apariencia física. El ideal de belleza, cuestionado por unos y defendido por otros, tiene un gran peso en esta decisión. Para los jóvenes es fundamental antes de dar el paso al frente. Funciona como una especie de puerta de entrada a la relación. Los menos favorecidos físicamente a veces pasan un poco de trabajo para encontrar novio o novia. El miedo a las burlas o los criterios negativos del grupo y los padres influyen a la hora de tomar la iniciativa de uno u otro lado.

confianza-500x350

Hablando del tema, me acordé de ese refrán que dice cada oveja con su pareja. ¿Será cierto eso en materia de amor? Yo creo que no podemos ser absolutos. Las parejas surgen ante todo por la química que pueda haber entre dos personas. No importa si los dos son lindos o feos, gordos o flacos, negros o blancos, mujeres o hombres. Lo importante es quererse y sentir que juntos funcionan como pareja.

Por suerte todavía quedan los que se enamoran en el atardecer, los que lloran con una película o la letra de alguna canción, y los que se aman, a pesar de todo. Esos buscan una media naranja que comparta los mismos intereses y gustos, más allá de las diferencias. ¡Y qué bueno! Porque si todos pusieran en la mira solo los encantos de un rostro, muchos estarían condenados a vivir sin amor.

Cuando nos concentramos en los pequeños detalles dejamos a un lado lo realmente importante. Y es que la tendencia a priorizar lo físico por encima de lo espiritual, también trae consigo la pérdida de valores y de la autoestima, algo que no podemos permitir.

Quienes otorgan un lugar primordial a lo físico para encontrar pareja terminan convirtiéndose en esclavos de sí mismos. La vida es una especie de préstamo y muchas veces nos pasa la factura sin darnos cuenta, por eso aprovechemos cada minuto y no malgastemos ni un instante en la superficialidad.  Dale espacio a los sentimientos, esos que te pueden ayudar a descubrir el amor  verdadero, sin importar  las diferencias.

 

Acerca de Eliane Táboas Merino

mm
Periodista. Graduada en la Universidad de La Habana. Corresponsal en Matanzas del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top