Domingo , 21 octubre 2018
Es Noticia

La mesa está servida, buen apetito

alimentos plusCuando el que cocina anuncia a la familia: “la mesa está servida”, e invita a degustar sus creaciones culinarias, no debe olvidar  entre los platos fundamentales las  frutas, hortalizas y otros vegetales.

Estoy de acuerdo, como apunta mi vecina Cuca: “Hoy la ensalada cuesta tanto o más que el llamado plato fuerte”.

Pero no debemos renunciar a esos verdes manjares, porque ellos pueden ser la clave que marque diferencia entre dolencias y buen estado de salud, especialmente en las edades de la niñez y la adultez mayor, de acuerdo con el sabio consejo de los nutricionistas, lamentablemente poco escuchado por quienes acostumbran a  alimentarse por lo que dictan sus papilas gustativas.

En la medida en que la población de nuestro país envejece, como demuestran las estadísticas demográficas, es más importante divulgar  conocimientos sobre propiedades de  alimentos naturales para reforzar las defensas del organismo y compensar el grado de desgaste progresivo que este sufre al transcurrir el tiempo.

Los alimentos naturales, según expertos y el saber de los mayores,  retardan el envejecimiento y  en realidad ahorran dinero porque  evitan tener que gastar en  supuestos milagros embotellados por  farmacéuticas.

Estos nutrientes de hecho forman parte de la  medicina preventiva para  evitar  enfermedades a través de sustancias químicas activas contenidas en frutas, hortalizas y otros vegetales.

La tradición oral  sobre plantas medicinales propaga  sapiencias  de generación en generación –especialmente en regiones rurales— las que  el mundo comercial  intenta desvirtuar con  supuestos estudios, que recomiendan consumir   costosos preparados industriales.

Así ha sucedido, por ejemplo,  con el ajo, cuya ingestión  ayuda a combatir un buen número de hongos, bacterias, parásitos y virus, aumenta las secreciones bronquiales, estimula las  mucosas gastrointestinales, es diurético y antinflamatorio, controla el colesterol malo y  contribuye a prevenir y aliviar el dolor de las piernas al  caminar, causado por la arteriosclerosis.

Las frutas frescas, que conservan sus vitaminas, tienden a poseer un   contenido bajo en energía, y constituyen principal fuente  de fibra vegetal,   son ricas en pigmentos antioxidantes, expresados en los colores de los frutos, los cuales contribuyen a proteger de dolencias degenerativas,   como el cáncer, infartos e hipertensión.

Acostumbrar a las papilas gustativas es clave para aprovechar debidamente los alimentos  a manera de medicina preventiva natural, pues el peor enemigo de la buena nutrición  es  la vulgar expresión: “no me gusta”, denotativa de insuficiente cultura en la materia.

 

Acerca de Roberto Pérez Betancourt

mm

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top