Domingo , 19 enero 2020
Es Noticia

La música: ¿Influye o determina?

Comparte:

De la música se habla y mucho. Es un tema con múltiples miradas que van desde los géneros, tendencias actuales, letras e intérpretes hasta la influencia que puede ejercer en el comportamiento, estados de ánimo y el desenvolvimiento social.

La música influye en la vida y cultura de las personas, pero de manera más especial se hace sentir durante la adolescencia y la juventud.

Y es que en el caso de estos grupos constituye más que todo un factor influyente en la conducta y las costumbres. Además, la música es constructora de ciertos elementos de identidad como los peinados, el lenguaje y el vestuario. Lo preocupante es que muchas veces la balanza se inclina hacia el lado negativo y las influencias dejan mucho que desear.

El reguetón y la música electroacústica resultan actualmente los géneros que se encuentran en la preferencia de los más jóvenes, lo cual repercute en la conducta y la imagen de muchos adolescentes cubanos.

En el caso del reguetón siempre ha despertado la polémica al considerar sus letras como violentas, machistas y que fomentan la pérdida de valores.  Eso preocupa a todos menos a los jóvenes. Para ellos se trata de un género popular, con ritmo contagioso y estribillos repetitivos y rápidos, que incitan al baile hasta a los más escépticos.

Aún cuando determinadas letras no sean completamente explícitas, los videos sí lo son. Y de esos estilos se están apropiando los adolescentes porque como dice el dicho una imagen vale más que mil palabras.

En los audiovisuales se potencia el consumo de bebidas alcohólicas, las mujeres las presentan como símbolos sexuales, y se ven mansiones de lujo y autos del año. Estos son algunos de los principales atractivos que encuentran los jóvenes seguidores del género, prácticas que trasladan hacia sus fiestas.

Y qué piensan de los espacios públicos se han hecho eco del consumo de chatarra musical, donde la contaminación sonora está de fiesta. Por donde quiera que nos movemos en ferias, tiendas, escuelas, centros comerciales y parques encontramos la anticanción de moda salida de cualquier estudio de grabación, a todo volumen y con la complacencia de quienes dicen estar a la moda.

Los espacios públicos son para todos. Por eso debe existir un diseño sonoro según la edad y sobre todo para promover la música pasada y presente.

La música influye y determina. Entonces no debemos perder de vista lo que escuchan los jóvenes. Juzgarlos mal no conduce a ninguna parte. Más bien debemos poner a su consideración temas con otros valores para que puedan disfrutar de un espectro musical más amplio que incluya todos los estilos.

Pero siempre desde el respeto y no desde la imposición, sólo así podremos lograr que bailen con Gente de Zona y que luego pongan a prueba sus neuronas con una canción de Buena fe.

Acerca de Eliane Táboas Merino

mm
Periodista. Graduada en la Universidad de La Habana. Corresponsal en Matanzas del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top