Lunes , 22 octubre 2018
Es Noticia

La rara cualidad

«Me gustaría eliminar a todos los sexistas, racistas y homófobos de nuestro público. Sé que están ahí, y eso me fastidia»

Kurt Cobain

kidtransshadow

Odio los anacronismos. El tiempo, con esa rara cualidad de transformarlo todo, ha hecho del hombre un ser inteligente y diverso y hemos evolucionado de tal modo que en la actualidad no pueden negársele espacios a nadie.

Detesto a los radicales, a los “cuadrados”, a los que se creen su verdad a ultranza, y causan daño. Detesto a los autosuficientes y a los egoístas, y por si fuera poco, detesto a los extremistas, a los homófobos, a los sexistas.

Por estos días la humana cuestión de la homosexualidad y sus temáticas afines renace en los ámbitos mediáticos a causa de la celebración, por toda esta semana, de la 11na Jornada Cubana Contra la Homofobia y la Transfobia.

Pero, aun hoy, más allá de los vacíos legales que aún persisten, la natural idiosincrasia machista del cubano y las débiles propuestas de los medios de comunicación, -que a ratos invisibilizan y otras, agobian- la homosexualidad ya no es vergüenza del pasado, ni secreto celoso. Para much@s -quienes la asumen con total orgullo-, es identidad y entereza, es moralidad y rectitud…es su derecho, y como tal, debemos respetarlo.

Pronto hará casi 30 años desde que la homosexualidad fue eliminada del registro de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud. Este hito, antecedido de injusticias mayúsculas y de duras disputas en pos del reconocimiento, marcó un punto de inflexión en la lucha mundial contra la homofobia y un avance en el respeto de todas las personas, sin distinciones por su orientación sexual.

Pero, a pesar de este progreso, todavía quedan reductos donde la homofobia persiste. El espacio laboral, la familia, la legalidad y sus normas, la moral, las políticas culturales, aún no se desprenden de viejos hábitos y cánones obsoletos, privando a estas personas de expresar en su totalidad su identidad y cualidades.

Sería válido respondernos algunas preguntas: ¿Conocemos cuándo estamos frente a una actitud homofóbica o transfóbica en un centro laboral? ¿De qué forma el Código de Trabajo resguarda el derecho de los trabajadores ante la discriminación? ¿Cómo hace la familia para hacer valer el derecho de cada persona a la libre orientación sexual e identidad de género en el propio seno del hogar? ¿Cuáles son los problemas más frecuentes que afrontan las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en la sociedad cubana? ¿Por qué las políticas culturales, los medios de comunicación y la sociedad civil lucen a ratos “desmemoriados” ante estos temas?

En tal sentido, esta XI Jornada tendrá como eje temático la lucha contra la homofobia y la transfobia en los espacios escolares, así como la implementación de estrategias que contribuyan a lograr la equidad y la aceptación.

Para ello, mediante conferencias, talleres y paneles, donde se abordarán temáticas relacionadas con el activismo y las políticas públicas, los derechos sexuales y reproductivos, los debates jurídicos en relación con la orientación sexual e identidad de género, se tratará de producir un cambio en los procesos de transformación social.

Sin dudas, la cuestión no es fácil. Y menos en este trozo de tierra en el Caribe, que se ha vanagloriado por décadas de la lindura corporal de sus mulatas y la capacidad amatoria de sus muchachos. Veremos, años por delante, que otra rara cualidad será sinónimo de cubano, ¿te unes?

Acerca de Gabriel Torres Rodríguez

Periodista. Especialista en Marketing Digital y editor web de la Editora Girón

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top