Jueves , 21 noviembre 2019
Es Noticia

Miedo a la prueba del VIH

Muchas personas retrasan o eluden, indefinidamente, el momento de realizarse una prueba de VIH por miedo a enterarse de que son seropositivas. Sin embargo, esquivar este momento, a la larga puede tener consecuencias realmente negativas para tu salud.

Cuando hablamos de VIH no da igual saberlo a los pocos meses de la infección que a los varios años. Está comprobado que el diagnóstico temprano es una de las estrategias más potentes para reducir los efectos negativos que el VIH provoca en la salud de quienes lo contraen.

Si el diagnóstico tarda en llegar es muy probable que la persona esté ya en una fase avanzada de la enfermedad. Esto implica el deterioro del sistema inmune además de la presencia de enfermedades oportunistas que ponen en peligro la vida.

Los especialistas recomiendan que la prueba del VIH sea algo rutinario en las personas que tienen una vida sexual activa, al menos una vez al año. ¿Por qué hacerse la prueba? Sencillamente porque se trata de un acto de responsabilidad con uno mismo y con los demás.

Los mejores beneficios para ti serán la tranquilidad, tener el control de cuidar tu propia salud y evitar provocar el daño a otros. En el caso de las jóvenes que planean quedar embarazadas, la prueba es aún más importante para prevenir cualquier daño al bebé.

La más novedosa estrategia es la prueba rápida. Tiene carácter anónimo y permite conocer en poco tiempo la presencia o no del Virus de Inmunodeficiencia Humana.

Es una prueba muy efectiva, yo diría que prácticamente al 100%. En nuestro país ya es un hecho y se extiende a todas las áreas de salud de manera que se convierta en una herramienta para conocer nuestro estado serológico y actuar a tiempo.

Pese a que la prueba es gratuita y apenas tarda unos minutos en obtenerse el resultado, algunos jóvenes rechazan esta posibilidad y se apartan cuando los especialistas llegan a escuelas, centros de trabajo o comunidades para realizarlas.

Algunas de las razones más frecuentes para no hacerse la prueba son el miedo a la falta de confidencialidad, la posibilidad de encontrarse a algún conocido en el lugar de la prueba y el temor a un resultado positivo, sobre todo si tuviste alguna relación desprotegida o varias parejas.

Recibir un diagnóstico de VIH positivo es muy impactante, sobre todo durante los primeros meses de convivencia con la infección. Pero debes tener en cuenta que saberlo permite recibir el tratamiento antirretroviral a tiempo y evitar el desarrollo de la enfermedad.

Las pruebas rápidas refuerzan el mensaje de prevención. Si son positivas, el paciente deberá comenzar una terapia con antirretrovirales con muy buenos resultados en el tratamiento.

Además, no debe olvidarse la atención sicosocial que reciben estas personas para brindarle un acompañamiento especializado desde el momento en el que se conoce su estado.

Acercarse a las áreas de salud y demás lugares donde se realice la prueba ya es un paso eficaz para apoyar la campaña de prevención del VIH – SIDA. Es un hecho que en solo minutos te puede cambiar la vida.

Así que toma el control, hazte la prueba de VIH y conoce tu resultado.  Ah y recuerda que la única seguridad de no adquirir el VIH/SIDA es tener prácticas sexuales protegidas el ciento por ciento de las veces. Así que no tomes riesgos innecesarios y protégete.

Comparte:

Acerca de Eliane Táboas Merino

mm
Periodista. Graduada en la Universidad de La Habana. Corresponsal en Matanzas del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top