Lunes , 22 octubre 2018
Es Noticia

Rusia 2018: Mi análisis de los cuartos

cuartos de final

Pese a que muchos grandes han quedado en el camino en su afán de conquistar Rusia, el Mundial de Fútbol continúa. La ausencia de algunas selecciones que a priori lucían favoritas antes del inicio del torneo, como Alemania, Argentina o España, no hace más que sorprendernos ante la paridad y fortaleza que han alcanzado algunos “eléctricos” a estas alturas.

Los cuartos de final del Mundial de Fútbol de Rusia-2018 —que inician este viernes— ofrecerán choques muy atractivos y en los cuales, vaticinan los expertos, no estará ausente la sorpresa.

De entrada, los topes entre Francia-Uruguay y Brasil-Bélgica lucen como los de más alcurnia futbolera. Estas cuatro selecciones han mostrado, a mi entender, el futbol más hermoso y dinámico, con solidez defensiva y ataque seguro. Las cuatro han llegado a esta fase de forma invicta y dos de ellas quedarán en el camino. ¿Qué más se puede pedir?

La tropa de Laurent Blanc intimida al más pinto de la paloma. Un centro del campo con control del balón y unos extremos rapidísimos, además del olfato goleador de Griezzman y Giroud, convierten a este equipo en una verdadera maquinaria de hacer goles. Y si no que le pregunten a Sampaoli, Messi y compañía. Contra la Albiceleste, los galos tuvieron mano suave en los primeros 45 minutos, tras el empate y posterior remontada gaucha, despertaron al monstruo y sufrieron las consecuencias. Casi sin parpadear les marcaron tres veces.

Este equipo está para grandes cosas, y si no supera el reto será porque la garra charrúa de Luis Suárez y Cavani fueron demasiado para ellos.

Hasta ahora, Uruguay no impresiona por su nómina, pero es un equipo con mucho oficio, con la mejor pareja de centrales de este torneo —solamente comparable precisamente a la de sus rivales de turno— pero a diferencia de los galos, los uruguayos juegan juntos todo el año.

La Celeste se caracteriza por su solidez defensiva mientras que delante tiene a la letal dupla de Suárez y Edinson Cavani, aunque este último quizás no llegue a punto para el crucial duelo. Esta sería una baja sensible para los bicampeones del mundo, ya que el mediocampo francés se les ingeniaría para evitar que le lleguen con claridad los balones al del FC Barcelona.

Entre Bélgica y Brasil la cosa se pone más dura. Los belgas, casi a punto de ser protagonistas de otra descomunal sorpresa en Rusia 2018 al ir debajo 0-2 contra Japón, supieron aprovechar las inconsistencias del portero nipón y poner a funcionar su genio. Los Diablos Rojos supieron darle vuelta al resultado y evitar el tiempo extra, pero terminaron extenuados desde el punto de vista físico, y eso les pudiera pasar factura ante el exigente tope con los brasileños.

Por el lado suramericano, Neymar luce como una total estrella. Toca, reparte, pide el balón, anota goles, se desgasta, exige a sus compañeros. Hay que ver si después de tanta euforia y patadas recibidas, y de su aún no recuperada lesión, podrá estar al cien ante los europeos. No obstante, se ha visto muy bien a Brasil, y no dependen de él en absoluto.

Pese a la ausencia de Casemiro, que ofrece seguridad y cierre ante el ataque rival, Gabriel Jesús, Coutinho, Roberto Firmino, William y Paulinho pueden destrozar cualquier defensa.

Menos atractivos sobre el papel parecen los enfrentamientos Inglaterra-Suecia y Rusia-Croacia, pero nunca se sabe. A estas alturas, Rusia 2018 ha sido capaz de sorprendernos constantemente y creo que se pueden esperar muchas cosas de estos dos partidos.

Suecia no ha sido mucho de mi agrado. Poco control, pases erráticos, horizontalidad permanente, goles in extremis que ganan juegos, pero saben a lo que juegan, y su defensa es casi impenetrable. Se las han arreglado para, sin Zlatan Ibrahimović y con el empuje incombustible de Fosberg, ir dejando en el camino a equipos aparentemente superiores como Holanda, Italia, Alemania y Suiza.

Los de Southgate tuvieron muchísima suerte en los penales contra Colombia y gracias a ello pueden sonreír todavía en Rusia. A mi entender, tienen nómina para mucho más, pero pasa como con los belgas…se me desinflan y no me enamoro. Habrá que ver si ante Suecia son capaces de lograr estar en semifinales, algo impensable para ellos el 14 de junio.

Por último, el choque entre rusos y croatas es un verdadero acertijo. Los anfitriones, ante España, conscientes de que estaban en desventaja cualitativa, se dedicaron a defender y marcaron solamente por la mano infantil de Piqué. Creo que ante los «Vatreni» harán lo mismo.

Dzyuba esperará adelante un balonazo y luchará a muerte con Lovren y Vida para ganarse otro gol. O a lo mejor apuestan también a un error de la zaga croata, y salen listos para sufrir contra ese medio campo estelar de los balcánicos. La posibilidad más remota es que salgan a jugar, y si sucede eso, será uno de los más hermosos partidos del Mundial, pero, en cualquier caso, creo que ya Rusia avanzó más de lo esperado y no dará un paso más.

Acerca de Gabriel Torres Rodríguez

Periodista. Especialista en Marketing Digital y editor web de la Editora Girón

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top