Miércoles , 19 diciembre 2018
Es Noticia

Cuba perdió semifinal; Dominicana vs. P. Rico van hoy por el título

image_content_9509976_20180208022104

Los equipos de República Dominicana y Puerto Rico discutirán este jueves el título de la LX Serie de Béisbol del Caribe, tras vencer la víspera en semifinales a  los de Cuba (7-4)y Venezuela (6-5), respectivamente.

Al igual que sucedió el año anterior, los Alazanes de Granma, dirigidos por Carlos Martí,  cayeron 7-4 en  partido decisivo, donde mantuvieron ventaja de 3-0 durante cinco entradas, pero desaprovecharon varias oportunidades, incluidos los cuatro errores de sus rivales y no supieron preservarla ante unas Águilas Cibaeñas dispuestas a conquistar el derecho de discutirle la supremacía a los boricuas, campeones de la edición anterior.

El veloz abridor Lázaro Blanco lanzó bien hasta que el sexto inning, con más de cien  lanzamientos realizados. En dos strikes, Ronny Rodríguez aprovechó un bombón por el centro de home para enviar la pelota tras las cercas  con un compañero en circulación, con lo cual recortó la ventaja cubana a la mínima expresión.

Entonces comenzó la debacle. El reservado pitcheo de relevo no dio frutos. Modestamente lo habíamos anticipado el día anterior, cuando escribimos: “Controversial es el a nuncio de que Miguel Lahera será el primer relevista, pues en realidad no ha mostrado condiciones consistentes para esa importante misión,  ni durante su trabajo con el conjunto de Matanzas, como refuerzo  en la Serie Nacional, ni en su salida anterior en la Serie del Caribe. Raidel Martínez sería el segundo en realizar los envíos hacia el plato, en caso necesario”.

Y ocurrió. En béisbol no basta tirar duro. Es imprescindible mover la pelota con  control, como hace Blanco, y Lahera no. Este regaló dos bases por bolas antes de salir del juego y cargó con la derrota. Entre los que calentaban estaba el zurdo Yoanny Yera, pero los narradores recordaban una y otra vez: “su primera salida no había sido buena” (finalmente tiró las dos últimas entradas y no le hicieron carrera). Llamaron a Raidel para que apagara el fuego dominicano. Con corredores en primera y segunda un toque de bola de sacrificio y un error tremendo de Raidel en tiro a primera comenzó  el inicio del fin. En la entrada siguiente, ya con Alaín Sánchez en el box (Yera seguía calentando) las Águilas volaron alto y ampliaron el marcador con otras dos anotaciones que serían decisivas.

Observo que sobre el desempeño del matancero Yurisbel Gracial se insiste en que no produjo en forma oportuna. Es cierto para los últimos  juegos. Pero en realidad en el partido del miércoles bateó dos imparables y terminó la Serie sobre los 300 de average. Los cubanos en las primeras cinco entradas dejaron a 8 hombres en circulación, incluso con bases llenas no llegó del banco ninguna señal de intentar jugadas, ni entonces ni después con corredores en posición anotadora y se frustraron oportunidades.

No he escuchado ni leído observaciones entre colegas sobre el desempeño del lesionado cuarto madero. Sobre él, anotamos el día anterior:”No se ha definido si el abanderado del equipo, el estelar Alfredo Despaigne, estará en condiciones de defender el jardín izquierdo, o de batear como designado. La lógica indica que no sería prudente arriesgarlo, pues después de batear hay que correr. Únicamente en caso de tener que buscar un jonrón salvador sería oportuno que ocupara el cajón de bateo en calidad de emergente”.

La realidad fue que el director Martí admitió poner a jugar a Despaigne como designado. El resultado: dos veces bateó para doble play (el hombre, habitualmente, es muy lento, y además estaba lesionado). Terminó la Serie sin batear de hit en ninguno de los desafíos en los que participó, siempre como cuarto bate. No estuvo en su mejor forma, pero no era secreto, ya se sabía, y se mantuvo contra la lógica, sin reparar que las leyendas no producen carreras.

Otra fue la historia de Frederich Cepeda, sobre quien se reitera constantemente que es un “veterano”, y algunos opinaron que nada tenía que hacer en esta Serie. Sin embargo, como de costumbre, Cepeda se empinó y fue el mejor hombre a la ofensiva en el partido semifinal.  Conectó tres imparables, incluido  cuadrangular y triple.

En el final del partido, Cuba intentó un rally. Pero una vez más se frustró con un intento de robo sin lógica alguna con una desventaja amplia en el marcador, y el Roel Santos fue enfriado en la intermedia, a pesar del deslizamiento tipo piscina que realizó, amplificado en la gran pantalla del estadio de Jalisco, ante la sorpresa prácticamente de casi todos. Digo “casi”, porque hay quienes extrapolan  la pasión de la política al terreno de pelota, alabando “la combatividad contra viento y marea”, pero que en realidad no vale cuando de técnica beisbolera se trata.

 

C    H    E

  1. Dominicana- 000   002   320- 7   10   4

Cuba————  003   000   000-  4   10   1

Ganó Ramón Ramírez (1-). Perdió Miguel Lahera (0-1) Juego salvado  Josh Judy(2). Jonrones: Ronny Rodríguez y Frederich Cepeda.

 

 

Comparte:

Acerca de Roberto Pérez Betancourt

mm

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top